¿Por qué la lucha libre mexicana no puede ser a puerta cerrada?

El pancracio mexicano se alista para volver con los riesgos que esto conlleva
La lucha libre mexicana está en riesgo | Fuente: Los Pleyers

Hace años, la lucha libre mexicana era bien remunerada. Los gladiadores podían subirse al ring sin problemas porque contaban con gran fama y un respaldo económico que los protegía de cualquier situación. Lo único que podía frenar su desempeño o carrera era una lesión drástica.

En estos momentos el panorama es completamente distinto. No lo vamos a negar, mucho se debe a que el pancracio azteca quedó estancado por la falta de estrellas o de interés, mientras que otras empresas como la UFC o la WWE se renovaron y añadieron mayor espectáculo afuera del ring.

Con la crisis del coronavirus aún presente en México y el mundo, los gladiadores de origen mexicano han tenido que dobletear para sobrevivir. Aunado a esto, persiste la incertidumbre respecto al regreso de las funciones de lucha.

La pandemia provocó que una persona se dedicara a la fabricación de cubrebocas con las máscaras de los peleadores más famosos | Fuente: Getty

A punto de cumplirse cuatro meses sin actividad profesional, el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL) ya alista todo para volver al ring con shows a puerta cerrada, sin embargo, deben esperar la autorización de las autoridades.

“La secretaría de Salud es la que debe dar la autorización y después el Gobierno de la Ciudad de México nos da la indicación. Recibí un documentos del señor Salvador Lutteroth (CMLL) solicitando el permiso, y se le respondió que no se puede hacer nada todavía”, expresó El Fantasma, exluchador y presidente actual de la Comisión de Lucha Libre de la Ciudad de México.

El deporte de los costalazos volverá a la actividad cuando el semáforo sanitario esté en color amarillo y no en naranja como se comentó anteriormente.

El gran problema

En México al menos 12 millones de personas dejaron de trabajar desde el pasado mes de abril, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El 16 de marzo se dio la indicación de cancelar todos los eventos masivos en la CDMX. A raíz de esto mucho atletas quedaron a la deriva. Los que generaban más ingresos y contaban con la popularidad suficiente para realizar actuaciones no pasaron tantas dificultades como los que apenas van empezando o no son tan conocidos por la afición.

Así como en el futbol, los eventos deportivos podrán volver sin público en las gradas, pero esto es impensable para la lucha libre mexicana porque dependen del ingreso de las taquillas y lo que consuma la gente dentro del inmueble. Esta disciplina no cuenta con los patrocinios suficientes que ayuden a solventar el sueldo de los gladiadores. Para que queda más claro, el pancracio azteca no puede vivir sin la afición, como sí lo hace la WWE con sus funciones a puerta cerrada.

“¿Cuándo regresamos? No depende de nosotros. Tampoco podemos hacer eventos a puerta cerrada como lo han hecho en Estados Unidos. No vamos a exponer a la gente”, comentó una persona cercana al CMLL a El País.

Las consecuencias

La desesperación económica orilló a muchos promotores a realizar funciones de lucha sin público para transmitirlas por internet y recibir donaciones por parte de la gente. Esto no cayó nada bien en los altos mandos.

“Hay quienes se están aventando, pseudo promotores, a realizar funciones clandestinas. Ya nos hemos enterado que les pagan 200 y 300 pesos, eso no les va a alcanzar para recuperarse de una lesión. No vale la pena arriesgarse y arriesgar a sus familias de esa manera. Sabemos que la situación está crítica, pero sentimos que ya estamos muy cerca de volver, hay que ser un poco más pacientes”, detalló el Fantasma.

Volver a los cuadriláteros será un reto; primero se debe priorizar la salud en un deporte de alto contacto, además, el regreso de los espectadores a las gradas será gradual. Primero se ocupará el 30% de capacidad del recinto y poco a poco irá en aumento.

La situación actual es tan sensible que muchos gladiadores podrían retirarse en el futuro. Es muy prematuro decirlo, pero el coronavirus podría terminar con una tradición de años en México.

Y por si te lo perdiste:

Fuente