¿Quién es Kemonito, el pequeño DIOS de la Lucha Libre?

Antes conocido como Alushe, Kemonito se ha convertido en un símbolo de la Lucha Libre y hasta las redes sociales
Fuente: Los Pleyers

El mundo de la Lucha Libre es uno de los más mágicos en la cultura general. Gladiadores enmascarados en batallas entre el “bien” y el “mal dónde las traiciones están a la orden del día. Este ecosistema también tiene a personajes que se roban el corazón de la afición, no por sus capacidades atléticas, si no por baja estatura y carisma, los minis. Entre ellos hay uno que es un “Dios entre los hombres”: Kemonito.

Te recomendamos: Checo Pérez recibe ‘planchititita’ de Alushe [Video]

ALUSHE, SU PRIMER PERSONAJE

Al no encontrar oportunidades en la lucha libre tradicional, este hombre aprovechó que el luchador Tinieblas estaba buscando un acompañante para crear a Alushe, personaje inspirado en los espíritus mayas (aluxes).

Con un traje peludo en color blanco y con ciertas similitudes con los ewoks de Star Wars, Alushe estuvo al lado de Tinieblas por aproximadamente 17 años, donde compartieron cuadriláteros, películas, programas de televisión y una serie interminable de eventos que lo catapultaron a la fama.

El enmascarado quiso “heredar” a su acompañante a su hijo, Tinieblas Jr. Sin embargo no hubo química entre ellos. Alushe también tuvo un lapso rudo al unirse en una “traición” a Pierroth de Puerto Rico, aunque esta alianza no progresó ya que el “pequeño gigante del pancracio” no conectó con el bando maloso.

A final de cuentas, Tinieblas decidió seguir utilizando el personaje de Alushe como su compañero, lamentablemente cambió a la persona que portaba el traje dejándolo a la deriva y sin rumbo fijo en la lucha libre.

NACE EL ÍDOLO: KEMONITO

Con la necesidad de mantenerse vigente en el circuito, se creó un nuevo personaje: Kemonito. Con pelaje azul y morfología similar a la de un chango, este ser se convirtió en un ícono del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), uno que no importaba quién estuviera a su lado se robaba el show con su carisma.

Su papel en la empresa fue el mismo, acompañante de luchadores como Atlantis (con quien tuvo un breve paso al bando de los rufianes), Místico y su fiel compinche Shocker, entre otros.
“Fue con quien estuve más tiempo y de mis favoritos porque tuve vestuarios diferentes que gustaban”, declaró el mini luchador a la revista Time Out en 2018.

Son más de 40 años de historia en los encordados, donde ha sufrido una serie de lesiones ya que en su momento fue el único mini que sí luchaba. El tiempo le ha cobrado factura a sus 80 centímetros de humanidad, mismo que lo ha dejado maltrecho principalmente de las rodillas, situación que lo ha limitado en sus entrenamientos y su papel dentro del ring.

“El riesgo en el ring siempre está latente y antes era mayor porque yo era la única mascota que recibía los golpes… Ya no entreno porque ya tengo mis rodillas mal. Antes entrenaba con los grandes casi a diario, ahora sólo hago ejercicios”. Kemonito, mini luchador.

Con 52 años cumplidos, el ocaso en la carrera de este hombre se acerca, pero dejará a su tiempo a un heredero de grandes habilidades como lo es su hijo Microman, quién acaba de desenmascarar a Chamuel en la función de Aniversario de la Arena México en 2019.

Hoy Kemonito es símbolo de una carrera ejemplar en le pancracio, misma que le ha pagado con la idolatría de toda una afición en el país que lo ha convertido en un elemento de la Cultura Pop mexicana inmortalizándolo en memorabilia y redes sociales.

Kemonito debería tener una estatua en la Catedral de la Lucha Libre en México, una página dorada en el libro del pancracio y un espacio en el corazón de cada fanático. Eso, eso es lo menos.

Te recomendamos este video: