Cuánto cuestan y cómo conseguir las máscaras originales de lucha libre

Todo lo que tienes que saber del negocio de las máscaras de lucha libre.
Fuente: Los Pleyers.

Uno de los deportes más característicos y culturales de México es la lucha libre, pero lo que más llama la atención son las máscaras que utilizan los luchadores. Todas representan algo, ya sea de alguien famoso o la que se utilizó en una lucha importante, es por ello que todas están a la venta y aquí te explicamos el negocio.

Lee más: Las lesiones más impresionantes de la lucha libre mexicana [Video].

Debes saber que el mercado de las máscaras de lucha libre es muy cotizado, por lo que hay catadores y hasta personas que se dedican a estafar con la venta. Las más cotizadas son las usadas y no las nuevas, por lo que hay que saber que las máscaras nunca se lavan porque pueden ser dañadas y pierden su valor.

Depende la máscara, pero los precios pueden ir desde los tres mil hasta los 15 mil pesos o hasta más, esto depende quién la usó y en qué combate. Para no caer en engaños, se recomienda comprar máscaras que sean únicas, por ejemplo Pentagón y Rey Mysterio usan una distinta cada pelea y así evitan que sean replicadas.

Incluso, los luchadores mencionados firman cada máscara para que sean únicas, si quieres comprar un artículo original de Pentagón basta con escribir a sus redes sociales: @Penta_Zero_Miedo.

Ahora, hay máscaras originales que no se ocuparon en una lucha, pero su valor supera los mil pesos. ¿Por qué tan caro? Bueno, pues debes saber que hacer un artículo de estos lleva tiempo en diseño, tela y costura, todo para que resista por mucho tiempo.

Por supuesto que hay máscaras muy caras como las del Santo o Blue Demon, luchadores históricos mexicanos.

En conclusión, siempre hay que buscar máscaras usadas y que estén firmadas, si tienen sangre es mucho mejor, porque eso eleva su valor. Ojo, nunca las vayan a lavar, solo se limpian y se ponen a secar. Busquen al mismo luchador en redes sociales para poder comprar y traten de no acudir con intermediarios.

Por si te lo perdiste, te recomendamos:

Fuente