Un lugar para tres en la División Norte de la NFC

Después de un lapidario 40-10 en el “Día de Acción de Gracias” ante Green Bay, Detroit llevaba dos juegos de ventaja sobre los “queseros” en la División Norte. Parecía que...

Después de un lapidario 40-10 en el “Día de Acción de Gracias” ante Green Bay, Detroit llevaba dos juegos de ventaja sobre los “queseros” en la División Norte. Parecía que el maleficio de la corona local finalmente se lograría. Sin embargo, cuatro derrotas después en mismo número de semanas permitió que Chicago y los Packers definieran el título que a la postre consiguió Aaron Rodgers y compañía.

Ahora, a falta de tres juegos, la pelea en la División Norte de la Conferencia Nacional es cosa de Lions, Vikings y Packers.

El panorama luce más sencillo para los Lions: nueve ganados y apenas cuatro derrotas. El destino está en sus manos para ser campeones divisionales por primera vez desde 1993.

Sin embargo, el calendario se plantea como el más complicado de los restantes. Primero, una visita ante los New York Giants (9-4) que después de derrotar a los Cowboys, el cetro de la División Este todavía es una factibilidad. Aunque sin margen de error: ganar o aspirar al comodín. Después está Dallas en AT&T Stadium, que marcha invicto ante cualquier equipo que no sean los “Blue G Men”. Finalmente, Ford Field cerrará su temporada ante Green Bay en un partido que podría decidir la división, dependiendo del resultado de Minnesota y los Packers.

Un peldaño abajo están los Vikings: la gran debacle de 2016. Minnesota pintó en el primer cuarto de la campaña como el favorito para el Super Bowl. Cuatro ganados y cero perdidos. Sin embargo, desde la semana de descanso, los “nórdicos” apenas han podido recolectar dos victorias por seis descalabros. Lo único que los sigue poniendo por encima de Green Bay es el partido en común. Sin embargo, en dos semanas visitarán Lambeau Field y de perder, el registro divisional favorece a los verdes, por lo que ganar es su única opción. Fuera del “playoff” adelantado en Wisconsin, los Colts, que también están buscando postemporada ganando su división son el otro sinodal complicado. El cierre ante Chicago pinta como el juego más fácil, aunque ya llegarán a él con la respuesta de su destino.

Finalmente están los Packers. Después de un inicio habitual, octubre y noviembre fueron el acabose de Green Bay con cuatro derrotas que parecía sepultarlos para romper la racha de siete campañas consecutivas clasificándose a temporada. Sin embargo, desde el Monday Night en Filadelfia, la cara defensiva de los “queseros” finalmente dio señas de vida y suman tres victorias consecutivas y regresaron a la posibilidad de la División Norte.

El camino son tres partidos a la vieja escuela: puros rivales de la División Norte: Chicago en Soldier Field, Minnesota en Lambeau Field y Detroit en Ford Field. Ganar todos los juegos, y que Detroit pierda uno, es la única oportunidad para llegar a postemporada, que de darse el caso, por cuarta vez en cinco años, los Packers jugarán un duelo de avanzar o quedar eliminados en la semana 17, donde ha ganado dos.

Una franquicia que busca recibir un juego de playoffs por primera vez en 23 años, otro que podría salvar la crisis de media temporada y un gigante dormido comenzaron sus postemporada de manera temprana.