Loros de Colima: cuando lo “hecho en México” no siempre funciona

En los últimos años mucho se ha tratado el tema de los futbolistas extranjeros que llegan a México para quitarle una oportunidad a los jugadores aztecas. Con la regla 10/8,...

En los últimos años mucho se ha tratado el tema de los futbolistas extranjeros que llegan a México para quitarle una oportunidad a los jugadores aztecas. Con la regla 10/8, dicho asunto se debatió aún más asegurando que el más afectado es el mexicano y es cierto. Sin embargo, ¿es redituable tener proyectos completamente mexicanos?

La pregunta anterior va de la mano con el recién descenso de los Loros de Colima en el Ascenso MX, quienes tienen como ideología principal ser 100% mexicanos, desde jugadores hasta cuerpo técnico, y que lamentablemente no pudieron estar más de 12 meses en la categoría de plata y jugarán el Apertura 2017 en la Segunda División Premier.

Es entendible que se quiera preponderar los intereses de jugadores aztecas y es digno de reconocimiento que el conjunto colimense se haya “casado” con esa idea, pero también quedó claro que no fue la mejor estrategia, menos para un equipo que trata de encontrar regularidad en una nueva categoría.

Por si fuera poco, la afición (que tanto se molesta con la llegada de extranjeros) tampoco fue capaz de responderle a Loros en el torneo, ya que prácticamente no fue al estadio para apoyarlos.

De los ocho partidos que disputaron como local, apenas alcanzaron a registrar un total de 10 mil 26 asistentes. Es decir, un promedio de mil 253 personas por partido. Una cantidad demasiado pobre para un inmueble con 12 mil butacas disponibles.

Por otra parte, varios pueden rescatar lo que está haciendo Chivas en la actualidad, que se mantiene en los primeros lugares de la Liga MX jugando con puro futbolista nacido en México y sí, es plausible su accionar, pero la historia reciente no les deja muy buenos dividendos.

¿No estuvieron involucrados en temas de descenso hace algunos años? o ¿desde cuando no es campeón el “Rebaño Sagrado“?, son preguntas que confirman que lo “hecho en México” no siempre es lo mejor para un proyecto, sobre todo si no se planea a consciencia.

Y no estamos sugiriendo que el futbol mexicano se llene de extranjeros. Es evidente que se debe proyectar al talento nacional, pero para poder hacerlo bien se necesita de una estructura, capaz de sustentar ese tipo de proyectos que hoy en día son más complicados de realizar y el mejor ejemplo fueron los Loros de Colima.

 

Publicidad