Hugo Lloris, de 31 años, pasó de las portadas de los periódicos deportivos por ser Campeón del Mundo con Francia en Rusia 2018 a las portadas de los diarios policíacos por manejar borracho.

En días recientes, el portero fue detenido el 24 de agosto en completo estado de ebriedad y después fue quedado en libertado luego de pagar una fianza. Tras todo el proceso legal, esta semana se declaró culpable ante un juzgado en Londres, Inglaterra.

Jugador argentino mata a dos personas en accidente automovilístico [Video]

Se dio a conocer que los estudios arrojaron que el portero doblaba los límites de alcohol en el cuerpo de los que son permitidos en Inglaterra. “Su tasa de alcoholemia por litro de aire expirado era de 80 microgramos, más del doble del límite legal en el Reino Unido, de 35 microgramos por litro”, reportó Televisa Deportes.

La jueza del caso recriminó la acción del futbolista, quien no solo puso en peligro su vida, pues viajaba acompañado de otra persona. “Como saben, se trata de una infracción muy grave”, dijo durante la audiencia.

Como castigo le quitaron su licencia de conducir por 20 meses y una multa económica por más de 50 mil euros, equivalente a más de 40 millones de pesos, aunque esta fue reducida porque el aceptó la culpa, si no lo hubiera hecho, habría pagado 57 mil libras.

Por ahora, el arquero del Tottenham Hotspur seguirá estando fuera de las canchas, aunque no precisamente por los problemas fuera de ellas. El entrenador del equipo declaró que Lloris quedará fuera del partido de mañana correspondiente a la Jornada 5 de la Premier League ya que continúa con molestias de una lesión que viene arrastrando desde agosto de ese año.

Lloris va a ser sometido a otro escáner para ver la evolución de su lesión y, con suerte, todo estará bien y estará disponible pronto”, dijo Mauricio Pochettino. Sobre la detención dijo: “Cometió un error y ha sufrido el castigo. Él se ha castigado a sí mismo. No somos Dios, no podemos juzgar a las personas, solo tenemos que tratar de asegurarnos de que entienda que fue un error”, aclarando que no le quitarán la banda de capitán pues “por supuesto que él es el primero en arrepentirse de todo. Todo lo que sucedió no es bueno y, por supuesto, no se siente bien”.