Una llamada tiró el fichaje de Marco Fabián con el Fenerbahçe

No fueron las pruebas físicas las que tiraron el fichaje de Marco Fabián con el Fenerbahçe... fue una llamada.

El futbol mexicano es y siempre será un melodrama. Y la historia más reciente es la de Marco Fabián y su permanencia en Europa. El fin de semana pasado celebrábamos que Marquito daría clases de disparos fuera del área en el futbol turco. Ya se había tomado la foto con una bufanda del Fenerbahçe y al parecer no había nada, o casi nada, que tirara ese fichaje.

Apenas estábamos imaginando el retumbar del Şükrü Saracoğlu con la porra canaria coreando el nombre de Fabián cuando nos enteramos que se había caído el fichaje del canterano de Chivas. En primera instancia se habló que no pasó las pruebas físicas, ya después trascendió que el club tenía preocupación por la operación de cadera a la que el jugador había sido sometido hace un año.

Pero las especulaciones sobre que había sido un problema de salud lo que había tirado el fichaje se tambalearon cuando el todavía jugador del Eintracht Frankfurt se pronunció en su cuenta de Twitter a través de la periodista Valeria Marín quien publicó un resumen de la situación.

Y justo hoy nos enteramos, a través de la prensa turca, que sí, que Ali Koç, presidente de la institución, modificó las condiciones del contrato que ya tenía un acuerdo previo. Y justo las modificaciones se debieron a que Ali, según el medio deportivo Sporx, recibió una llamada en la que se enteró que el jugador mexicano había aceptado jugar por 700 mil euros al año para el Bursaspor, club del mismo país.

Como buen empresario integrante de una de las familias más ricas de Turquía, Koç, decidió modificar el contrato argumentando que Marquito antes ya había aceptado una oferta menor a los 1.5 millones de euros que el Fenerbahçe le había ofrecido.

Con el respaldo del año de contrato que le resta con el Eintracht, Marco dijo que no al equipo turco. De inmediato y despechado, el presidente del Fenerbahçe regó como pólvora que el motivo de la caída del fichaje fue por los problemas de salud de jugador.

Así que a Marquito le quedan dos opciones: quedarse en Alemania, cobrar sin jugar o regresar al futbol mexicano con las Chivas. Sería un gran refuerzo para el Mundial de Clubes, ¿no?

Publicidad