Liverpool elimina de la Champions a una Roma con mucho corazón [Goles]

La historia estaba prácticamente estaba sentenciada, pero había que completar el protocolo del juego de vuelta. Liverpool se presentaba en el Olímpico de Roma para enfrentar en semifinales de Champions...

La historia estaba prácticamente estaba sentenciada, pero había que completar el protocolo del juego de vuelta. Liverpool se presentaba en el Olímpico de Roma para enfrentar en semifinales de Champions League a una Loba desahuciada (5-2 global), que se había ganado el derecho de la duda después de eliminar al Barcelona en un escenario similar.

Para poder gestar su hazaña, el club italiano debía dar un golpe en la mesa en los minutos iniciales, pero pasó todo lo contrario. Los ingleses aprovecharon una muy mala salida de la Roma en la que Roberto Firmino tocó para Sané y este último definió con pierna izquierda para poner el sexto clavo en el ataúd al minuto 9.

La respuesta de la Roma tenía que llegar sí o sí y fue de la forma más extraña. La defensa de los Reds trató de despejar un centro, pero el balón terminó golpeando el rostro de James Milner y colándose a su propia portería al 15′. El Liverpool mismo, literalmente, le dio vida a la Loba.

Sin embargo, el cuadro de Jürgen Klopp entendió que esperar no era la opción y se fue en la búsqueda del segundo tanto, el cual terminó encontrando tras un tiro de esquina y una serie de rebotes que Georginio Wijnaldum acabó con un remate de cabeza que acabó en el fondo de las redes.

Con el 7-3 global al final el primer tiempo, la Roma necesitaba de cuatro goles en 45 minutos para mandar a tiempos extras, una tarea más que complicada pero a la que no rehuyó.

Al 52′ Edin Dzeko puso en 2-2 del partido y con eso los sueños italianos volvían a aparecer, así como también lo hizo la polémica. La Loba se fue hacia adelante con todas sus armas y eso provocó que dentro del área del Liverpool se diera una mano clara que bien pudo ser marcada como penal, pero el árbitro solo señaló tiro de esquina.

La Roma no desistió en sus esfuerzos e incluso llegó a hacer figura a Loris Karius, quien tuvo dos intercepciones importantes para evitar la caída de su portería, hasta que apareció Radja Nainggolan al 85 con un derechazo, y al 93 vía la pena máxima, para ilusionar con un milagro que ya no pudo ser.

Tras una eliminatoria seria pero al final sufrida y también con polémica incluida, el Liverpool viajará a Kiev para medirse con el Rey de la competición, el Real Madrid, en lo que figura para ser una final de Champions League vertiginosa.

¿Podrá el cuadro de Klopp derrotar al Madrid en su competencia?

Publicidad