Liverpool, el gigante dormido de la Premier League

Uno de los equipos más grandes de Inglaterra es el Liverpool, al menos el peso de su nombre y camiseta les pueden hacer presumir de ello, pero lo cierto es...

Uno de los equipos más grandes de Inglaterra es el Liverpool, al menos el peso de su nombre y camiseta les pueden hacer presumir de ello, pero lo cierto es que, desde hace varios (demasiados) años, la Premier League no les sonríe, de hecho nunca lo ha hecho.

Y es que, la última vez que el cuadro del puerto salió con el trofeo entre sus manos fue en 1990, cuando el torneo de liga era llamado First Division, pero en 1992 se dio la “actualización” al nombre actual.

Lo más preocupante, para el actual conjunto dirigido por Jürgen Klopp, es que la posibilidad de verse como el mejor de Inglaterra ha estado más lejos que cerca, pues desde su último título hasta la campaña 2015-2016 (15 años), solo ha terminado en segundo lugar en cinco ocasiones (1990-91, 2001-02, 2008-09, 2013-14).

Sin embargo, la posibilidad más accesible (y por ende la más dolorosa) se dio hace poco más de dos años. En abril de 2014 los pupilos de Brendan Rodgers acariciaron, olieron y hasta rasguñaron el campeonato, pues a dos jornadas de terminar la liga se mantenían de líderes, pero un tropiezo con el Chelsea y un empate a tres goles con el Crystal Palace les derrumbaron sus aspiraciones para abrirle paso al Manchester City, que consiguió lo que el Liverpool anhela desde hace casi tres décadas.

Para sumarle otra “raya al tigre”, los de Anfield vieron como su eterno rival los superó con el paso de los años. Hasta antes de la creación de la Premier League, el Man U había llevado a sus vitrinas siete trofeos de la liga, por 18 de Liverpool; pero a partir de 1992 a la fecha, los “Red Devils” se encargaron de demostrar su poderío gracias a Sir Alex Ferguson, quien en 24 años ganó 13 títulos, para así rebasar a los “Reds” y de paso convertirse en los más victoriosos del balompié inglés.

Pero, ¿a qué se debe la larga sequía de los “Reds”? De acuerdo a John Aldridge, ex jugador del club, se debe a la mala política en fichajes. Desde 1990 hasta el 2015, el conjunto de Liverpool había fichado a 190 futbolistas, con una inversión superior a los mil millones de euros.

Claro ejemplo de lo anterior es el caso de Mario Balotelli, quien fue fichado en en la campaña 2014 en búsqueda de un reemplazo para Luis Suárez, quien acababa de salir de la plantilla. El coste del italiano fue superior a los 19 millones de euros, pero su rendimiento fue deprimente al sólo anotar cuatro goles en 28 partidos disputados.

Sin embargo, y pese a que su historia reciente diga lo contrario, el Liverpool es un equipo grande, y su principal verdugo lo sabe: la historia siempre se repite y el Liverpool volverá de nuevo, no hay duda”, mencionó Alex Ferguson en 2012. La pregunta del millón es, ¿cuándo despertará el gigante?

Publicidad