El futbol da la oportunidad de llegar a lo más alto con un título. Sin embargo, también permite conocer el ‘infierno’ que ningún equipo quiere pisar: el descenso. Bajar de categoría es un volado, puedes subir de inmediato o quedarte años en la liga de plata y en México eso se sabe muy bien.

Como cada año, la Liga MX conocerá el nombre de una franquicia que, por niveles deportivos, deba bajar de categoría y el más cercano a vivir esto es el Veracruz de Robert Dante Siboldi. ¿Lo sorprendente? Puede suceder más rápido de lo que se cree.

El Veracruz representa la mediocridad del futbol mexicano

De acuerdo a José Andrés Díaz López, de mediotiempo, los Tiburones podrían quedar sentenciados en la Jornada 10, lo que sería el descenso más rápido en la historia. Es preciso aclarar que, para poder salvarse, el cuadro jarocho necesita sumar los 30 puntos que quedan por disputarse y además que los otros clubes involucrados no lleguen a su número ideal.

Según la fuente citada, la cifra mágica para los equipos en esta situación es la siguiente:

Querétaro – 8 puntos
Lobos – 7 puntos
Puebla – 3 puntos

¿Por qué se puede concretar el descenso de Veracruz en la Jornada 10? Fácil. La Liga MX vivirá su Jornada 7, por lo que los Gallos tienen la posibilidad de ganar los siguientes tres encuentros, por lo que sumarían 10 unidades (una más de la que necesita). Por su parte, para sumar 7 puntos, Lobos requiere de dos triunfos y un empate en los próximos tres juegos. Y al Puebla le basta con un triunfo o tres empates consecutivos. Si esas combinaciones se dan, el conjunto del Puerto de Veracruz estará matemáticamente sentenciado.

Ya hay fecha para la audiencia del caso de abuso sexual del Veracruz

¿Qué pasa si Querétaro, Lobos y Puebla no logran su cometido en los siguientes tres partidos? Nada en realidad. Tendrán 7 encuentros más para buscarlos y básicamente por esta situación Veracruz ya siente al Ascenso MX en su espalda.

Ahora bien, este descenso es desde el aspecto deportivo. Sin embargo, los Tiburones tienen posibilidades de permanecer en la Liga MX aferrándose al reglamento, pues ‘solo’ tiene que pagar 120 millones de pesos. No importa si el equipo del Ascenso MX cumple o no con los requisitos para subir.