Tigres el verdadero maestro de los dobles contratos

En 2015, Tigres contrató al futbolista Uche Ikechukwu, quien firmó doble contrato y después ya no pagaron su sueldo.
(Crédito: Cortesía)

Hace una semana se destapó el tema de los dobles contratos, directivos del Veracruz salió a afirmar que siempre se han usado y por ello será investigados por el SAT, pues esto se hace para pagar menos impuestos. Algo que queda claro es que no son el único equipo que lo hace, incluso otros clubes son hasta más crueles con su jugadores, uno de ellos es Tigres, club que lo hizo con un jugador que llegó de Europa.

Este miércoles el periodista Ignacio Suárez, mejor conocido como El Fantasma, reveló en su columna publicada en Récord una historia de un futbolista con doble contrato en Tigres. En julio de 2015, los universitarios compraron a Uche Ikechukwu, un futbolista nigeriano que provenía del Villarreal de España. Junto con ellos llegaron Gignac, Javier Aquino y Jügen Damm, pero al parecer el único que tuvo el problema fue el africano.

Si bien Uche tan solo jugó 32 minutos, eso no le da la justificación a Tigres para cometer actos ilícitos. Hace un tiempo el TAS emitió una sentencia definitiva en contra de los regiomontanos ” utilización dolosa de dobles contratos en el caso de la contratación y rescisión del contrato del jugador Uche Ikechukwu, en donde los obliga a pagar el 100 por ciento de los adeudos y anula la sentencia, que en primera instancia, en FIFA habían ganado los norteños entre otras cosas”.

El tema es que cuando contrataron al africano se fijaron dos contratos, uno por 300 mil euros que pagarían a 12 meses y otro por un millón 485 mil euros por concepto de derechos de imagen, también distribuidos a 12 meses. En realidad, el futbolista cobraría un millón 785 mil euros pero dividido en dos depósitos de dos empresas distintas en la misma fecha.

El representante del jugador queda con algunas dudas y decide consultar el tema con la estructura fiscal de España, y encuentra malas noticias.  “La agencia tributaria española, entre otras, consideran que los derechos de imagen funcionan como una simulación contractual creada con la ÚNICA intención de que el club y/o jugador obtengan un beneficio fiscal”. Se lee en la columna.

 

Al final terminan por aceptar y se firman ambos contratos, el enero de 2016 el jugador sale a préstamo al Málaga de España, quienes pagan el sueldo del africano por 6 meses. Cuando Uche regresa a Nuevo León para incorporarse a los Tigres comienzan los problemas, le dan negativas, no le responden y le prohiben el acceso a las instalaciones. Para impedir que lo demanden por incumplimiento de contrato todo se registra ante un notario público.

Al final el africano se declara jugador libre y se va a jugar con el Tarragona de España, entra en juicio con los universitarios y el equipo gana en primera instancia, pero cuando se van a resolución ante el TAS pierde. Lo único que falta es que se mande la sentencia a la FMF para se pague lo acordado.

Publicidad