Después de un inicio de semestre caótico para Santos, se esperaba que el equipo se fuera cayendo al paso de las jornadas, pero no fue así y logró acabar dentro de los mejores cuatro del Apertura 2018 y su futbol hizo pensar en un posible bicampeonato; sin  embargo, el sueño se acabó más pronto que rápido, pues Rayados dio un golpe en la mesa y eliminó al todavía monarca de la Liga MX.

Tras el partido de Ida, donde Rogelio Funes Mori anotó un gol de antología a favor de Monterrey, parecía que los de la Comarca podrían salir a flote en su cancha, pero La Pandilla fue al TSM y realizó uno de sus partidos más serios del torneo. Un 0-0 en los primeros 45 minutos hacía pensar que el segundo se jugaría con el cuchillo entre los dientes. Un solo tanto, de cualquier equipo, complicaba al otro, por lo que era vital ponerse arriba en la pizarra y eso fue lo que hizo Rayados apenas iniciado la segunda parte.

Rayados le quita la esperanza del bicampeonato a Santos [Gol]

A balón parado, Nicolás Sánchez aprovechó una de sus mayores virtudes: el juego aéreo. Un cabezazo al minuto 53, sumado a un error importante de Jonathan Orozco, permitió que La Pandilla encontrara ese tanto tan importante. En ese momento, los Guerreros necesitaban tres anotaciones para acceder a Semifinales, una tarea que lucía titánica, pero el intento se haría.

Lo que no esperaba Santos era recibir un segundo golpe casi de inmediato, ese mató. Al 59′, Avilés Hurtado hizo una gran jugada dentro del área santista con sombrerito incluido y pasó a Funes Mori, quien solo tuvo que empujar el esférico. Un 2-0 incontestable.

¡La cuarta transformación es celeste! Cruz Azul a semifinales

Faltaba media hora de juego, pero todos en el estadio sabían que Santos estaba liquidado. El equipo de Chava Reyes intentó hacerse presente en el marcador, pero la claridad nunca estuvo de su lado. Un contundente 3-0 en el global sentenció las aspiraciones de Santos, quien desde estos momentos ya está de vacaciones.

Ahora, Monterrey está a la espera de su rival, que puede ser Cruz Azul, América o Pumas. Ninguno de los tres es un cheque al portador, pero los de Diego Alonso ya demostraron que están capacitados.