Es tiempo de renovación en las selecciones nacionales y muchas federaciones lo saben, es por ello que comienzan a barajear las opciones para llegar a la Copa del Mundo de Catar 2022. Los países de Centroamérica han volteado a México para buscar alternativas y Honduras tiene en la mira a un viejo conocido de la Liga MX.

Desde hace algunos días el director técnico, Rubén Omar Romano ha sonado fuerte para dirigir a la Selección de Honduras, según medios locales, el argentino está en el último filtro de los directivos junto con el colombiano Alexis Mendoza, quien su último trabajo fue dirigir al Junior de Barranquilla de su país.

Atlas destituyó a Rubén Omar Romano… Nada nuevo bajo el sol

La Federación Hondureña de Futbol, tenía como principal candidato a Gustavo Matosas, pero hace algunas semanas el uruguayo se decantó por el proyecto que le presentó Costa Rica. Es por que los dirigentes tuvieron que analizar otras opciones y ahí salió el nombre de Romano, quien a pesar de que últimamente no le ha ido bien, tienen buenas referencias en Centroamérica.

El encargado de recomendar a Rubén Omar fue Carlos Pavón Plummer, exfutbolista histórico de los catrachos y que por ahora es comentarista de televisión. Hay que recordar que Pavón y Romano coincidieron en 1998 en los Toros del Celaya. Donde ambos hicieron una muy buena mancuerna por un par de años.

Hay que recordar que la Selección de Honduras no pudo calificar al Mundial de Rusia 2018, por lo que buscan cumplir ese objetivo en el 2022. Por su parte Rubén Omar Romano, es un entrenador que tuvo su última oportunidad con Atlas el torneo pasado, desafortunadamente no le fue bien y tan solo estuvo un par de meses en el cargo.

Romano, el hombre destinado a hacer el trabajo sucio

Anteriormente estuvo tres años sin poder dirigir, pues ningún equipo creyó en él. Romano es un entrenador surgido de la escuela de Ricardo Antonio La Volpe. Rubén también es conocido por haber sido secuestrado y liberado sin consecuencias cuando dirigía al Cruz Azul en 2005.

Así que lo único que falta es que los directivos hondureños analicen los pros y contras de cada opción. Se dice que el argentino lleva las de ganar y solo espera el “OK”.

¿En verdad los directivos de Honduras andan desesperados?