Con apenas 18 años, y tras varios años de destellos de su calidad en las Fuerzas Básicas de la Jaiba Brava y de Pachuca, Rodolfo Pizarro debutó como futbolista profesional con la playera de los Tuzos. Desde entonces, mucho se habló de que se convertiría en uno de los referentes del balompié mexicano, comentarios que crecieron cuando hizo el tridente con Hirving Lozano y Erick Gutiérrez.

Ahí registró 10 mil 856 minutos en 144 partidos, nueve goles y 13 asistencias, además de una Liga MX, resultados que le valieron para que Chivas se interesara en él.

Rayados consuma la revancha: gana la Concachampions… ¡y en los memes!

En el 2017 llegó a Guadalajara, equipo donde se volvió ídolo de la afición gracias a que fue pieza fundamental para conseguir una Copa MX, una Liga MX y una Concachampions. Y cuando todos pensaron que lo mostrado en los 58 duelos que disputó, donde metió 15 tantos y dio 10 asistencias, sería suficiente para que el futbolista emigrara a Europa, todo se vino abajo debido a la crisis económica que vivía el Rebaño en aquel entonces.

Sin preguntarle, el sueño de militar en el Viejo Continente se alejó porque la directiva rojiblanca procedió a venderlo al Monterrey.

Mientras que la afición de Rayados esperaba que Pizarro llegara a inyectarle más fuerza a su equipo, pasó todo lo contrario. Una serie de lesiones afectaron su rendimiento, llevando a cuestionar si valió la pena lo que pagaron por él, cifra que se rumora asciende a los 16 millones de dólares.

Y tras casi un año de críticas y recuperaciones, el Rodolfo poco a poco ha logrado regresar a su nivel, tanto que ha ayudado a La Pandilla a estar en los primeros lugares de la tabla general de la Liga MX y a conseguir la cuarta copa de la Concachampions, segunda consecutiva en el récord del jugador, registrando un total de seis goles y cuatro asistencias en 36 partidos que lleva con el Monterrey.

“Me siento ganador, me siento con mentalidad de que al equipo a donde vaya quiero ser campeón, quiero y puedo sobresalir”, señaló tras ganar el torneo de la Concacaf.

No solo su forma de pensar lo ha llevado a ganar tantos títulos con sus diferentes clubes, en esta ocasión hubo un plus que lo levantó: su convocatoria al Tri. Sin embargo, sabe que todavía puede mejorar.

“Creo que la Selección me ayudó mucho otra vez a disfrutar, las buenas actuaciones dan esa confianza y que a lo mejor no recibas tantas críticas ayuda mucho. Aun me faltan muchas cosas por explotar, como lo dije anteriormente, la confianza me ha ayudado muchísimo, el estar alegre nuevamente, disfrutando nuevamente me ha ayudado mucho y todavía me falta mucho por dar”, confesó.

El objetivo de ir a Europa continúa, situación de la que sabe la directiva rayada y posibilidad a la que no le cierran las puertas. Aunque antes de eso, la meta inmediata de Rodolfo Pizarro es conseguir el doblete esta temporada.