Ganar o perder. Quizá mucha gente pueda resumir así de sencillo el éxito en el futbol, pero siempre hay más. Las formas, los porqués… un análisis a profundidad, para ser concretos. Sin embargo, el ecosistema no siempre es benevolente y ese estudio parece aun más imposible de realizar en la Liga MX, una competición con equipos que su futuro se reduce a lo que pase el próximo día de juego.

En México, el conseguir triunfos es el alimento más importante de un técnico. No importa la manera en que lo haya hecho. Sin embargo, la peor tormenta son las derrotas, pues de un día a otro puede terminar destituido. El mejor ejemplo de lo anterior es el torneo Clausura 2019, que antes de cerrar su Jornada 10, ya tiene siete entrenadores despedidos. Es decir, pasada la barrera de la mitad del torneo, más de un tercio de clubes le dio a las gracias a su DT.

¡OFICIAL! Otro equipo de la Liga MX se queda sin técnico

En caso de mantener su ritmo demoledor, el actual certamen de la Liga MX podría convertirse en el torneo con más técnicos despedidos, ‘honor’ que ostenta el Apertura 2017, que concluyó con nueve cortados, pero ese no es el mayor de los problemas aunque así lo parezca.

Al ver a tantos técnicos cesados podría surgir la pregunta: ¿y el proyecto del club dónde está? En teoría, cuando un equipo contrata a un DT lo hace pensando en un futuro, lo realiza con la certeza de tener una idea clara de lo que busca, algo que debería trascender del solo ganar. Por desgracia no es así. El tener que ganar un título, entrar a Liguilla o salvarse del descenso durante el semestre marca la pauta, más allá de si se encuentra una esencia, se cumplen avanza en la búsqueda de los objetivos o hay desarrollo de jugadores. ¿Planificación? Ja. Eso puede cambiar de una semana a otra sin ningún problema.

¿Cambios de sede? Estos serían los nuevos equipos en el futbol mexicano

Si la inmediatez es el gran rival de los técnicos, para los nuevos talentos del banquillo es aún más. La inexperiencia, fusionada con la necesidad de dar resultados de manera rápida, provocan que estos ‘prospectos’ tengan todas las miradas encima y apenas haya un bache terminen fuera. Jimmy Lozano, Rafael Puente del Río o Marcelo Michel Leaño son ejemplos que ganaron notoriedad. ¿Y la paciencia? Por supuesto no existe, pese a que los riesgos están establecidos e incluso son normales.

Los directores técnicos son la parte más endeble en esa terna que siempre es señalada, la cual está conformada por directiva, jugadores y DT’s. Si las cosas no marchan bien en un momento en específico, adiós entrenador. ¿Justo? No siempre, pero sí constante.