Pumas no puede deshacerse de dos jugadores

Los Pumas no pueden deshacerse de dos futbolistas que ya no entran en planes, se pueden quedar sin jugar.

Después de lo que se podría calificar como un torneo desastroso para los Pumas de la Universidad en el Torneo de Clausura 2018 de la Liga Bancomer MX, los universitarios buscan darle vuelta a la página para olvidar los malos ratos, pero en toda esta reestructuración hay un problema: no pueden deshacerse de jugadores. ¿Por qué es tan difícil? Parece que esos futbolistas, son tan malos que ni regalados los pueden traspasar.

Cuando Pumas terminó el torneo pasado eliminado de  manos del América, de inmediato pusieron manos a la obra para una reestructuración en el plantel para afrontar la siguiente temporada. Nicolás Castillo, su principal arma fue vendido y entonces tuvieron dinero para comenzar a incorporar jugadores. En el pasado régimen de transferencias los Pumas contrataron a siete jugadores, pero para esto también debe haber bajas.

Pudieron colocar a futbolistas como: Jose Van Rankin (Chivas), Jesús Gallardo (Monterrey), Erick Torres y Luis Fuentes (Xolos). También estaban considerados los extranjeros: Mauro Formica y Yuber Asprilla. El primero de origen argentino llegó hace un año, ha disputado 21 partidos, solo anotó un gol y puso una anotación. Tuvo una oferta para emigrar al futbol de Ecuador, pero no cumplió las expectativas económicas ni del jugador ni del club.

Por su parte el colombiano Yuber Asprilla, llegó hace seis meses, jugó un par de partidos y después se lesionó, se recuperó para jugar un partido más. Él no ha recibido ofertas para cambiar de equipo. Ambos futbolistas no han hecho pretemporada con los Pumas, siguen en sus países sin conocer su futuro.

Lo único que saben es que no entran en los planes del equipo universitario y si no consiguen un nuevo equipo tendrán que quedarse por lo menos un torneo sin jugar, eso sí, recibiendo su respectivo sueldo.

Por el momento la gran problemática de los felinos es conseguirle un nuevo equipo con el que juegue, les paguen su salario y por supuesto puedan sacar un dinero de la negociación.

Publicidad