Las cosas mal y de malas en las Chivas, los malos manejos de la directiva continúan y esto ha ocasionado que varios jugadores estén descontentos con el equipo. Resulta que el guardameta Raúl Gudiño, no está nada feliz porque habló con la directiva para pedir aumento de salario y como respuesta lo mandaron a la banca.

Chivas olvida renovar a su portero, lo pueden perder

Todo esto se dio previo a que Gudiño partiera a la concentración de la Selección Mexicana, el portero junto con su representante buscaron a la directiva para pedir el respectivo aumento, el tema fue que los directivos del Club Guadalajara no tomaron bien la petición, más cuando consideran que el futbolista tuvo varios errores y no tuvo consideración viendo la situación en la que se encuentra el equipo.

Según información del diario deportivo Récord, “Gudiño solicitó más dinero, ya que el arquero argumentó que está percibiendo un salario similar al que tenía cuando partió rumbo a Portugal en 2014”. Así que la directiva piensa que el guardameta no tiene puesta la camiseta y prefirieron buscar un nuevo portero antes complacer las exigencias del suyo.

Se trata de José Antonio Rodríguez, arquero que la temporada pasada estuvo prestado con los Lobos BUAP, pero pertenece al Club Guadalajara. Tras su buen paso con los Licántropos, Tomás Boy decidió que regresara y se convirtiera en el portero titular, por lo cual se hicieron varios cambios.

Para empezar, a Pepe Toño le ofrecieron un nuevo contrato por tres años, pero con nuevas condiciones incluyendo un incremento salarial considerable. Gudiño no consiguió su aumento de salario y se quedó como el segundo portero. Mientras que Miguel Jiménez, quien fungía como suplente, saldrá de la institución, pues está como transferible.

Exportero de Lobos será el titular con las Chivas

Así que las cosas no salieron nada bien para Raúl Gudiño, que aún no está dentro de la convocatoria final para la Copa Oro y por pedir un poco más dinero perdió la titularidad con las Chivas, pero sobretodo se ganó la desconfianza de la directiva y hasta de su entrenador. Por lo que a su regreso a México tendrá que hasta pedir perdón.

Esto es lo que sucede al interior del Club Guadalajara, donde parece que no tienen nada de paciencia y consideran que todos conspiran en su contra.