Hay casos que tardan años en resolverse, más cuando se llevan a los tribunales. Este domingo la justicia mexicana dictó sentencia a José Jorge Balderas, quien disparó contra el exfutbolista Salvador Cabañas cuando este se encontraba en un bar de la Ciudad de México. A través de un comunicado los fiscales federales, informaron que el hombre fue sentenciado a 20 años de cárcel.

Salvador Cabañas ficha con equipo amateur de Oaxaca

Fue el juez Primero de Distrito de Procesos Penales Federales, con residencia en Toluca, Estado de México, quien determinó la sentencia correspondiente al hombre conocido como el “JJ”. Esto después de encontrarlo culpable de delincuencia organizada y delitos contra la salud, dicha falta incluye 500 días de multa. Hay que recordar que anteriormente ya se la había condenado a tres años de prisión por usar papeles falsos.

José Jorge Balderas Garza fue detenido el 18 de enero de 2011 por su probable participación con el Cartel de los Beltrán Leyva. En total, el hombre cumplirá una sentencia de 23 años, de los cuales ya ha pasado ocho las rejas en un penal de máxima seguridad.

Un año antes de su detención, la Policía Federal capturó en Tlalnepantla, Estado de México, a Francisco José Barreto García “El Contador”, quien fungía como guardaespaldas del “JJ”, mismo quien reveló que su patrón había disparado al futbolista paraguayo y por lo mismo había terminado con su carrera.

Balderas Garza, utilizó hasta 10 nombres falsos, entre ellos el de Jorge Díaz Treviño, el que utilizó para conocer a La Chiva y con quien tiene un hijo. Además, era conocido bajo los apodos: los alias de El JJ, El Modelo, El Jey Jey y El Batman.

Como inmortal en Toluca, Cabañas dice adiós cansado del futbol

La historia de Chava Cabañas muchos la conocen, tras la agresión en el Bar Bar, se terminó su carrera como futbolista, se divorció y perdió gran parte de su dinero. Tuvo que regresar a la casa de sus padres y trabajar como panadero para poder tener algo de dinero.

Tiempo después capturaron a “La Barbie”, quien era el jefe del “JJ” y quien argumentó escondió en una de sus casas a su hombre para que la policía no lo pudiera encontrar, aunque después capturaron a ambos.