Destapan problemas internos de Matías Almeyda en Chivas

Jair Pereira, esdefensor de Chivas, relató los roces que llegaron a generarse en los entrenamientos de Matías Almeyda por su intensidad
(Foto: Getty)

Todo mundo aplaude a Matías Almeyda por el trabajo que hizo en Chivas. En total ganó cinco títulos y pese a que salió por la puerta de atrás el cariño de la gente, ese vínculo que se creó difícilmente se romperá.

Te recomendamos: Chivas reporta un jugador positivo por coronavirus

Lo que pocos saben es que para alcanzar el éxito que tuvo el Rebaño Sagrado muchas cosas tuvieron que pasar, como el hecho de lidiar con egos y entrenamientos intensos que muchos veces provocaron roces entre compañeros.

Matías Almeyda es uno de esos técnicos que le agrada la intensidad que muestran sus equipos en el terreno de juego, lo malo es que a veces las cosas llegan a salirse un poco de control.

Jair Pereira, exdefensor del Guadalajara, confesó que en diversas ocasiones tuvieron que terminar las prácticas del Pelado antes de tiempo por la calentura que muchos jugadores traían.

“Matías muchas veces tuvo que terminar entrenamientos porque entrenábamos con mucha intensidad; todos queríamos jugar. Me llegué a encarar con el Aris (Hernández), con Rodolfo (Cota), hasta con Pulido, creo. Pero era hasta ahí y salíamos casi de la mano y nos íbamos al vestidor, porque éramos realmente una familia; entendíamos que éramos una familia”, relató el jugador de 33 años en una entrevista con TUDN.

La verdad de Sambueza

Hace unos días, Rodolfo Pizarro comentó que Matías Almeyda les pidió a sus muchachos que golperaran a Rubens Sambueza por haber lesionado gravemente al Cone Brizuela.

Esta declaración generó mucho impacto entre los aficionados mexicanos, peo Pereira salió a desmentir un poco la versión de Rodo.

“Yo fui el primero en decirle a Matías que yo quería ser el primero en toparme a Sambueza. Y no tengo problema, porque quiero mucho al Cone y es mi amigo. A Sambueza quería agarrarlo del pescuezo y preguntarle qué le pasaba; si se lo hubieran hecho a él, seguro sus compañeros hubieran hecho lo mismo. Fue algo muy dramático. No es irte a vengar en irte ojo por ojo, porque en el futbol hay reglas. Como equipo sí queríamos darle una ablandadita, pero no era que Matías nos quisiera mandar a eso, no fue cierto”, confesó.

Y por si te lo perdiste:

Publicidad