El Apertura 2018 de la Liga MX nos ha dejado varias sorpresas en estas casi ocho jornadas cumplidas. Cruz Azul de líder y Atlas sin gol son algunos ejemplos. Sin embargo, lo más importante de este torneo son los talentos mexicanos que han madurado o surgido. Específicamente hablamos de Roberto Alvarado, Diego Lainez y la nueva sensación: Marcel Ruíz.

Sin los reflectores que tienen Lainez y Alvarado por sus respectivos clubes (América y Cruz Azul), Marcel se ha ganado estar en la conversación por las grandes actuaciones que ha tenido con los Gallos Blancos del Querétaro de Rafael Puente del Río. El progreso de Ruíz, que tan solo tiene 17 años, ha sido constante con el conjunto queretano, al punto de pasar de disputar unos cuantos minutos a ser titular. Todo eso en menos de dos meses.

¿De dónde salió Roberto Alvarado? La nueva estrella del Cruz Azul

La historia de Ruíz Suárez en Querétaro comenzó en 2013, cuando tenía 12 años y entró a las filiales. Desde aquel año sus cualidades futbolísticas han ido madurando y hoy su nombre empieza a ser reconocido por los rivales, Contra Pumas ya marcó diferencia con un gol y ante Monarcas metió dos asistencias, además de todo el trabajo que hace en media cancha, aunque a veces no se plasme directamente en el marcador.

“El mérito principalmente tiene que ir para quienes han cimentado de una forma espectacular las fuerzas básicas del Club Querétaro” señaló Rafa, en declaraciones recogidas por Milenio, refiriéndose al progreso del joven Ruíz y de los futbolistas que vienen atrás.

¿Cómo llegó Marcel a los ojos y manos de Rafa Puente? Según palabras del propio DT según la fuente citada, Mario García (también entrenador) que conocía a los jóvenes del equipo queretano, “nos recomendó que viéramos a un par de volantes […] Solicité a la directiva que nos permitiera llevarlos a la pretemporada y Marcel se quedó con nosotros”, confesó Puente, que hoy encuentra en el joven un toque de calidad y frescura en el equipo.

¿Quién es Mauro? El hermano mayor de Diego Lainez

“Ha sorprendido por su madurez y calidad en la que juega, como si tuviera 30 años, aunque solo tiene 17. Es una gran sorpresa para todos. México tendrá un jugador de mucho futuro con él”, señaló el propio DT de los Gallos, quien de a poco le ha dado la titularidad, incluso en los partidos más importantes, como el que jugaron contra América y Pumas, donde Marcel ha sabido responder.

Con su número 306 en la espalda, el mediocampista tiene visión, toque y mucha calidad en sus pies, por lo que además de ilusionar a la gente de su equipo, también provoca que se le empiece a proyectar a futuro. Sí, junto a Lainez, Alvarado y compañía.

Esperemos que el proceso sea correcto y él mantenga la misma sintonía.