¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Lobos BUAP dio finiquito precario a entrenadores juveniles

Los entrenadores juveniles de Lobos BUAP recibieron poca liquidación ante desaparición del equipo.
Mario Mendivil Lobos BUAP (Foto: Internet)

En junio pasado la Liga MX dio el anuncio de que la franquicia de Lobos BUAP fue vendida a FC Juárez, por lo que de inmediato todo el club se tuvo deshacer. En ese momento los equipos de las categorías inferiores recibieron la noticia y tuvieron que romper filas, para desvincularse de la institución los entrenadores recibieron un finiquito de risa.

Te recomendamos: Equipo del futbol mexicano es utilizado para el lavado de dinero.

La venta de Lobos BUAP a Bravos de Juárez se finiquitó en más de 15 millones de dólares, por lo que de inmediato todos los trabajadores del club tuvieron que ser finiquitados para terminar la relación laboral. El auxiliar técnico de la categoría Sub-20 de los Licántropos, Cuauhtémoc Rivera, contó su experiencia al medio deportivo Mediotiempo.

“Nos encontramos con la sorpresa mientras estábamos haciendo pretemporada con los chicos, en todas las divisiones y de repente recibimos mensajes que había que suspenderlo todo. Hasta el día del anuncio de Bonilla nadie sabía nada. Chicos de diferentes lugares del país pagando, con los papás, hospedaje, y te dicen que hay que suspenderlo todo, y es triste, pero bueno, el futbol profesional es así”, explicó.

Todos recibieron un finiquito precario, pero nadie se quejó porque no tenía voz ni voto. El problema fue que como todos los equipos ya tenían plantel completo, muchos de los que quedaron desempleados no encontraron trabajo en el futbol profesional.

“Lamentablemente es de risa si te digo que recibí 3 mil pesos, gente que recibió mil 200 pesos, es la realidad pero nos ajustamos a lo que nos digan porque en este caso no tenemos voz ni voto”, comentó el estratega.

Recuerda que fueron momentos de tensión, porque en no les decían nada y solo sabían lo que se comentaba en los medios de comunicación. Todo apuntaba a que el equipo sería vendido, pero aún no era oficial.

“Todo fue hermetismo, hasta que nos avisaron. Nosotros como profesionales, y los chicos también, ahí estuvieron comprometidos. Ya había cortado filas el equipo femenil, a nosotros nos tardaron un poco más, pero la cuestión laboral había que cumplirla”, apuntó.

Muchas personas quedaron desempleadas, hasta el momento solo Temo Rivera sigue trabajando en el futbol profesional y el nutriólogo que encontró acomodo en Bravos de Juárez.

Te recomendamos: