Momentos de mucha tensión se están viviendo en el interior de Lobos BUAP de cara a su futuro en la Liga MX y se han enfrascado en acusaciones directas en contra de la Femexfut y Enrique Bonilla, presidente de la liga, todo por el pago de los 120 millones de pesos que necesitan para mantenerse en el máximo circuito.

Recapitulemos un poco: Lobos perdió la categoría en la cancha y su destino estaba de nuevo en el Ascenso MX. Sin embargo, el destino jugó a su favor y en la final de la Liga de Plata, para subir a la Primera División, quedaron Cafetaleros de Tapachula contra Alebrijes de Oaxaca, ninguno de los dos con posibilidades de ascender, pues no cumplieron a tiempo con la carpeta de cargos.

Lee más: Subastarán el lugar de Lobos BUAP en Liga MX al mejor postor

En su momento, Enrique Bonilla confirmó que ni chiapanecos ni oaxaqueños podían subir y la única forma en que la Liga MX podía mantenerse con 18 equipos era que Lobos BUAP pagara los 120 millones de pesos. Hasta aquí todo en ‘orden’.

Pasaron los días y el conjunto licántropo estaba en un limbo, tratando de conseguir el dinero para mantenerse en el máximo circuito del futbol mexicano. Sin embargo, no había respuesta clara, ya que necesitaban de inversionistas.

Ante la situación, Bonilla aseguró que el cuadro de Lobos tiene hasta el 11 de mayo de 2018 para “definir si va a cubrir los 120 millones y demostrar el origen de los recursos. Si no lo puede hacer, entonces la Asamblea de la Liga determinará si se jugará con 17 o entre aquellos clubes que sean certificados que haya una subasta”. Sí, el lugar podría darse al mejor postor.

Sin embargo, horas después de que el presidente de la Liga MX declaró lo de la subasta, José Hanan, miembro del Patronato de equipo, dio algunas entrevistas a medios de comunicación, en las que aseguró que Lobos ya tiene el dinero: “un grupo de inversionistas pone el 49%. Es un grupo respetable, con poder económico, que está auditado, es lícito y ahora, cuando nos comunicamos para hacer el depósito nos piden 40 papeles o más, los cuales ya presentamos y después nos salen con que no pueden recibir el dinero hasta la junta de dueños el próximo 18 de mayo”, mencionó Hanan para El Universal, y el encargado e darles dicha información habría sido el propio presidente de la Liga MX, quien vive sus últimos días al frente de la institución.

El problema es que, repetimos, al cuadro poblano se le estableció como fecha límite de pago el viernes 11. Entonces la pegunta es: ¿la LIGA MX no quiere a Lobos en primera? Eso parece.

El por qué también queda en duda; sin embargo, para José hay dos razones poderosas.  Una es que la liga ya recibió ofertas de 15 e incluso 17 millones de dólares, que en total es más de lo que los licántropos deben pagar.

Veamos: si consideramos que la subasta es de 15 millones de dólares, el pago por la plaza en la Liga MX (al tipo de cambio hoy 10 de mayo de 2018) sería de 271 millones 50 mil pesos. Es decir, más del doble del dinero que daría Lobos. Buen negocio para la liga, ¿no?

Los clubes que podrían pagar ese dinero y subir al máximo circuito serían los seis que se dijeron desde inicio de año: Atlante, Celaya (que llevaría la delantera), Atlético San Luis, Leones Negros, Dorados y Bravos de Juárez.

La otra razón, de acuerdo a Hanan, es que la Femexfut está tomando una “venganza”, ya que el “rector Alfonso Esparza no votó a favor de renovar los derechos televisivos de la Selección Nacional, y no votó en contra porque esté contra el sistema, sino porque no se le entregó la información”.

Es decir, a Lobos se le juntó dos motivos que mueven a hacer injusticias, el dinero y el rencor, de acuerdo a las palabras del miembro del Patronato.

Por el momento, el equipo de Puebla seguirá esperando a que seles dé un número de cuenta para depositar los 120 millones de pesos que establece el reglamento.

Lo que queda claro es que la Femexfut y la Liga MX se maneja con todo, menos con el poder de la razón y la legalidad.

Lee más: Lobos BUAP se quedaría en Liga MX a bordo de un vochito

Y es que, si de por sí mantener un lugar en el máximo circuito gracias a dinero y no por méritos deportivos ya es algo muy cuestionable, el que no se respete el reglamento como se está haciendo con Lobos, es igual de lamentable.

Misma situación es para los equipos del Ascenso MX, dispuestos a pagar más de lo establecido, solo por la ambición de pertenecer a la Liga MX. Claro que se entienden las razones, pero realizarlas no deja de dañar los méritos deportivos, pues en caso de pertenecer a la Primera División, será por otras razones, menos por la más importante: el futbol.

Con la situación de Lobos queda claro que el futbol mexicano se arregla con los pies y no con justicia, de hecho esta última termina importando poco. Primero el negocio, como siempre.