Son meses complicados los que han pasado en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla con su equipo de futbol, primero el tema del descenso y la necesidad de obtener inversionistas para pagar 120 millones de pesos para quedarse en la Primera División. Después de todo esto, han sido cautelosos en la formación de su plantel, pues el presupuesto es limitado.

La logística de los Lobos BUAP para el siguiente torneo ha sido complicada, el primero problemas ha sido armar un equipo competitivo que pueda eludir los problemas de descenso, pero con poco presupuesto. De entrada perdieron a hombres claves del pasados torneo como su goleador Julián Quiñones y el lateral Luis Advíncula, ambos propiedad de Tigres. Su mediocampo que era comandado por Juan Carlos Medina y Pedro Aquino tampoco estará más. Aunado a esto se suma la baja de Amaury Escoto, quien era un hombre clave en el ataque.

Tigres compra jugador a Lobos y se los regresa

En total, los Licántropos sufrieron la baja de 23 futbolistas. Ya con Francisco Palencia como estratega se comenzó a armar el equipo, han incorporado 17 jugadores. Su bajo presupuesto los obligan a conseguir futbolistas a préstamo.

Lo primero fue que regresaran futbolistas que estaban prestados a otros equipos como Omar Tejeda que estaba en el Melgar de Perú y Jorge Ibarra en los Dorados de la Liga de Ascenso. Después, algunos jugadores con experiencia en la Liga Bancomer MX.

La directiva encabezada por Manuel Lapuente encontró un nuevo mercado que no es caro y aporta buenos jugadores. Primero fueron a Perú, necesitaban un portero y se hicieron de los servicios de Alejandro Duarte de 22 años.

Lobos BUAP enfocó su mirada en Centroamérica, específicamente en Honduras. Primero llegaron a un acuerdo con el Club Deportivo Olimpia para contratar al delantero de 23 años, Michaell Chirinos. No fue todo, lograron comprar a Félix Crisanto, lateral derecho que será el encargado de suplir al peruano Luis Advíncula.

Lobos BUAP Mercado Hondureño Futbolistas Refuerzos

Para los futbolistas hondureños suena atractivo llegar al futbol mexicano, mientras para los clubes de la Liga MX suele ser barato. Los jugadores catrachos llegan a tener un buen nivel y no son muy caros a comparación con lo que se le tiene que pagar a un mexicano.

Los futbolistas que contrataron los Lobos BUAP se suman a Brayan Beckeles, hondureño que ya tiene sus años en futbol mexicano y que ha resultado una gran contratación.

De esta forma los Lobos BUAP ha volteado a un mercado más accesible y que ha sido poco recurrido por los equipos de la Primera División. Según datos de Transfermarkt, la plantilla de los Licántropos es la menos costosa de toda la Liga Bancomer MX con 18.3 millones de euros. Así que con estos refuerzos los universitarios tiene como objetivo eludir el descenso y meterse a la liguilla.