Esta noche disfrutaremos de uno de los partidos más importantes del Apertura 2019. A las 21:05 horas, el Estadio Universitario recibirá a la rivalidad más importante de la DÉCADA. Sí, amigos, así en mayúsculas. Porque en todo este tiempo Tigres logró que América se enfocara en sacar un resultado a su favor cuando los enfrentaban, olvidándose de la importancia de ganarle a Cruz Azul, de Pumas y hasta de Chivas.

Te recomendamos: ¡No es un Clásico! Ochoa hace menos los partidos entre América y Tigres

Con cada uno de ellos tiene un “Clásico”. Contra La Máquina está el Joven; contra los de la UNAM, el Capitalino, y el más importante lo protagoniza con el Rebaño: el Nacional. Pero el hecho de que Las Águilas los hayan dejado a un lado por la competencia con los de la Sultana del Norte ha generado que muchos le pongan el mote de Clásico a sus partidos.

Tigres ve al América como un equipo del montón

Ambas instituciones jugaron el martes pasado por el pase a la Final de la Leagues Cup. Desde entonces el periodista de TUDN, Aldo Farías no ha dejado de ser criticado ya que durante toda la transmisión no dejó de catalogar el cotejo de esta manera. Pero hay que ser realistas, el Tigres vs América SÍ puede considerarse un Clásico.

https://twitter.com/joetr1/status/1164401991851880449?s=20

¿Por qué hacerlo?

Además de los ya mencionados, la Liga MX puede presumir otros importantes rivalidades históricas. En Monterrey está el Clásico Regio entre Tigres y Rayados, y en Guadalajara tienen el Tapatío por el Chivas vs Atlas. Pero para que fueran llamados así, tuvieron que tener varias características. Acá te las dejamos algunas de las que enlista El Economista, y el porqué se aplican en un América vs Tigres:

  • Impacto mediático.

En la previa, durante y post-duelo, no existe otro partido más que este. Las redes sociales se llenan de ofensas con la típica frase que insulta a los azulcremas y con la que se refiere a que los felinos conforman un equipo chico. También los usuarios de internet, así como los programas de debate deportivo defienden a su equipo con los títulos ganados y la plantilla con la que cuentan. No importa si es a favor o en contra, el tema central es este enfrentamiento.

  • Rasgos de identidad de cada equipo.

Tanto los norteños como los capitalinos se enfocan en tener los mejores fichajes, uno defiende a capa y espada el “Un tigre no deja solo a otro tigre” y el otro “Al América no le vas, del América eres”. Y como olvidar cuando los aficionados se encargan de pintar, ya sea el Estadio Azteca o el Volcán, de azulcrema o de azul y amarillo.

  • Rivalidad.

El mismo Miguel Herrera aceptó que YA ES el partido de la década. Porque, por mencionar algunas, porque los dos se pelean por estar a la cabeza del torneo o en competencias internacionales, lo que los ha llevado a verse las caras en cinco finales en todo este tiempo. Además de que cuando hay pleito dentro de la cancha todos salen a defender a los suyos.

  • Antecedentes en partidos de trascendencia.

Americanistas, ¿ya olvidaron de que Tigres les quitó su regalo de navidad en el 2016? Sí, ganarles el trofeo del Clausura de ese año… Y ustedes Incomparables, ¿aún les duele que Las Águilas se quedara con el Campeón de Campeones?

  • Elementos que incrementan la identidad.

Así como identificas el americanismo con Paul Aguilar o Guido Rodríguez, a Tigres lo haces con Nahuel Guzmán y André-Pierre Gignac. En Coapa no pudieron con el protagonismo del europeo y trajeron a su propio francés: Jérémy Ménez. Y bueno, ya sabemos en qué resultó esa historia…

  • Tiempo.

Todo va por buen camino. Los más ganadores, las plantillas más importantes con bancas que el resto de los clubes de la Liga MX quisiera tener como titulares, presupuesto importante y buenos líderes… Ahora todo queda en que Tigres siga con esa constancia por unos cinco o 10 años más, aunque se vaya Ricardo “Tuca” Ferretti y Gignac…

Y por si te lo perdiste, checa lo que pide Diego Reyes para volver al Nido de Coapa…