El futbol profesional está lleno de tantos vicios, todo esto está a la mano de un futbolista exitoso, pero puede terminar con tu carrera en poco tiempo. Los buenos salarios y momentos complicados te pueden llevar a las drogas. Es el caso de Brian Fernández, jugador del Necaxa que en 2015 fue suspendido por ser adicto, por lo que ahora con los Rayos tiene que hacerse pruebas para mostrar que está limpio.

¿Por qué nadie me dijo que Chespirito era aficionado del Necaxa?

Fernández tiene 24 años, es el mejor jugador de los Rayos, el más destacado en la ofensiva y que en el presente torneo nos ha regalado varias jugadas de fantasía. Hoy es la figura del Necaxa y con siete goles lidera la tabla de goleo, la cual comparte con Rodrigo Funes Mori y Ángel Mena.

Aunque hoy pasa por un buen momento, su pasado está marcado por su adicción a las drogas. Esto le quitó dinero y el amor de su familia. “La droga te arruina, te deja sin vida. Atravesé momentos duros, pero ahora quiero jugar al fútbol y ser feliz. Estoy mucho con amigos y familia, la contención es fundamental. Intento salir acompañado, antes salía solo y no volvía más”.

Para el torneo de Apertura 2018 de la Liga MX, Brian Fernández recibió el visto bueno de la directiva y de Marcelo Michel Leaño, quien era el entrenador. Cuando llegó a la institución lo hizo condicionado, pues regresaba de una suspensión por su consumo de drogas y su contrato marca que le tiene que hacer un control cada semana.

“La droga te saca la familia, te saca amigos, te saca plata. De a poco te va sacando todo. Me hacen controles todas las semanas. No me molesta, es más, me gusta demostrar que estoy bien”, declaró para Primer Tiempo, programa de radio.

Brian Fernández es el líder del equipo, a pesar de que le quitaron a su dupla Víctor Dávila, quien fue traspasado al Pachuca. Sigue manteniendo la cuota goleadora. Para no tener problemas la directiva le hace constantemente pruebas antidoping, en caso de dar positivo sabe que de inmediato se le dará de baja y puede recibir de nueva cuenta una sanción de la FIFA.

Los noventa hicieron al Necaxa un equipo grande y con la mejor afición