Esta semana se anunciaron varios cambios al interior de los Pumas de la Universidad, esto después de haber fracasado en el torneo de Clausura 2019 de la Liga Bancomer MX, todo por no calificar a la liguilla. La directiva de la UNAM pensó en incorporar a la institución a Joaquín Beltrán, pero este se negó, pues no quiere ser un títere de Rodrigo Ares de Parga.

Bicampeones con Pumas al rescate del equipo

Este lunes el presidente de los Pumas, Ares de Parga sostuvo una reunión con el rector de la universidad Enrique Graue, quien avaló los cambios en la directiva del equipo. La primera opción para ser vicepresidente era Joaquín Beltrán, por lo que de inmediato lo buscaron y este pidió tiempo para analizar la propuesta que le hicieron.

Según información del diario Récord, tras un par de días, Joaquín se comunicó con los Pumas para hacerles saber su negativa, pues no quiere ser un títere más en las gestión del presidente universitario. El buen Capi, tiene en mente que cuando trabaje para el equipo de sus amores quiere tener el control absoluto y no estar sirviendo a los caprichos de alguien más.

Así que la primera opción que tenía Rodrigo Ares de Parga se ha caído, por lo que tendrá que recular para buscar una nueva opción. El tema es que tiene que ser alguien muy allegado al equipo, que haya sido una insignia como jugador de los Pumas.

Todo esto alivió a Bruno Marioni, quien ya se veía fuera del club, todo se debe a que cuando eran jugadores tuvo varios roces con el capitán y hasta la fecha no se hablan. El caso es que el entrenador aún no está seguro en el equipo, pues también buscan a un director técnico con experiencia y títulos.

Así se escogieron a los jugadores extranjeros de Pumas

Mientras tanto Leandro Augusto dejará la dirección deportiva y ahora formará parte de la inteligencia deportiva, donde junto a Ailton da Silva serán los encargados de captar talento a las afueras y al interior de la institución.

Así que el plan maestro de Ares de Parga ha fallado, por ahora se desconoce si existe un plan b, pues no esperaba que Joaquín Beltrán les dijera que no.