Horas de suspenso se vivieron en la Sultana del Norte tras el Clásico Regio. Lo que pareció ser un duelo disputado y pasional se convirtió en preocupación y angustia.

El Estadio BBVA Bancomer presenció a unos Rayados infinitamente superiores a Tigres y en los primeros 90 minutos de la Semifinal del Clausura 2019 sacaron ventaja por la mínima diferencia.

Rodolfo Pizarro, el espectáculo garantizado del Clásico Regio

Rodolfo Pizarro y Dorlan Pabón despedazaron a la zaga felina, sin embargo, el marcador no fue más abultado gracias a la buena actuación de Nahuel Guzmán y por el mal tino de Monterrey. El delantero colombiano hizo el único tanto del encuentro, acción que todo mundo alabó. Lamentablemente también se vio inmiscuido en un choque con Jesús Dueñas, el cual en primera instancia parecía irrelevante pero esta mañana se confirmó todo lo contrario.

El mediocampista de Tigres tuvo que ser hospitalizado a causa de una contusión cerebral, originado del encontronazo con Pabón. Ambos quedaron tirados en el terreno de juego y el mexicano sacó la peor parte.

La cosa parecía ser solo un golpe, pues el futbolista de 28 años salió por su propio pie de la cancha, incluso, minutos antes tuvo la oportunidad de igualar el encuentro en una acción donde Marcelo Barovero impidió la caída de su arco y desvió el esférico.

A través de redes sociales, la escuadra de Zuazua informó que Dueñas fue atendido en el Hospital Alta Especialidad Christus Muguerza. Ahí se le diagnosticó la contusión y por prevención quedará bajo observación en las próximas horas.

Se espera que en los siguientes días el club universitario dé más detalles de la lesión de Jesús Dueñas y lo más probable es que por precaució se pierda el cotejo de Vuelta del próximo sábado en el Volcán. De confirmarse esto representa una baja sensible para el equipo de Ricardo “Tuca” Ferretti, quien buscará venir de atrás para conseguir su pase a la Gran Final, otra vez, frente al odiado rival.

Recordemos que hace un mes ambos conjuntos regiomontanos se enfrentaron por el trofeo de la Concachampions, el cual se quedó en el Estadio BBVA Bancomer, casa de los Rayados del Monterrey.