¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Javier Aquino y la historia para debutar en Cruz Azul

Javier Aquino surgió de Cruz Azul, pero puede presumir jugar en Europa y campeonar con Tigres.
Jair Toledo
Javier Aquino (Foto: Getty)

Javier Aquino cuenta que la primera vez que se subió a un avión lo hizo con el Cruz Azul, estaba en las fuerza básicas y viajó a un torneo internacional a Suecia. Al equipo le fue muy mal, pero él estaba muy emocionado, “parecía niño con juguete nuevo”. Han pasado muchos años desde que comenzó su carrera, el futbol no era su prioridad, se veía como maestro de educación física.

Te recomendamos: ¡Falta de Respeto! Cruz Azul puso a Javier Aquino como última opción.

El oaxaqueño nació en San Francisco Ixhuatán, por lo que a los 13 años se incorporó a la fuerzas básicas de Cruz Azul en Lagunas, Oaxaca. Tras sus buenas actuaciones viajó para incorporarse a la Segunda División de Cruz Azul Hidalgo.

En Lagunas formó parte de La Pedacera, un equipo de jugadores que no estaban registrados en la filial de Cruz Azul. No podían jugar, solo los ponían a correr, ahí estuvo por ocho meses hasta que logró convencer al entrenador.

La primera vez que lo convocaron al primer equipo, Javier llegó al entrenamiento al Estadio Azul, pero el policía le negó la entrada. Los elementos de seguridad no le creían que pertenecía al equipo por su baja estatura, pero uno de sus compañeros llegó y pidió que lo dejaran entrar. 

Javier Aquino es la última joya surgida de las fuerzas básicas de Cruz Azul, debutó en la Primera División en 2010, ganó la medalla de oro de los Juegos Olímpicos en Londres de 2012 y seis meses después partió a Europa

El oaxaqueño creció en un ambiente familiar, antes de ser futbolista pensó en ser maestro de educación física, pero también tenía la alternativa de ser albañil. Todo ese sirvió para que no perdiera el piso.   

Con algunos medios recuerda que su primer salario lo compartió con su familia y el resto lo gastó en “tonterías”. Cuando ya era parte fundamental del Primer Equipo y  tuvo lo suficiente, se compró su primer carro: un Ibiza blanco. Después partió a España para jugar con el Villarreal por dos temporadas, salió a préstamo con el Rayo Vallecano y entonces tuvo que decidir entre regresar a México o seguir en Europa.

“Mira, tenía algunas ofertas de equipos de España, pero de pronto llegó Tigres. Me puse a pensar, porque podía seguir allá, pero de pronto te llegan ofertas para asegurar tu futuro y pues decidí tomarlo. Firmé con Tigres y me ha ido bien”, mencionó.

Javier Aquino decidió asegurar su futuro, no le importaron las críticas, solo seguir su carrera y sumar títulos con los Tigres.

“Yo espero jugar hasta los 35 años, no quiero dar lástimas. Tras el retiro no me gustaría estar ligado en algo de futbol, quizá me dedique a las bienes y raíces”.  

Así salió Javier Aquino, siguió su camino y decidió por su persona, se enfrentó a las críticas y es uno de los mejores jugadores de la Liga MX.

Te recomendamos: