¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Y si hay homosexuales en Liga MX… ¡Qué nos importa! [La Precopa]

México es un país homofóbico y el futbol es el más claro ejemplo de que nos falta mucho para avanzar, en todos los aspectos.
Ángel Mario Martínez
(Foto: Los Pleyers)

Si tu jugador favorito saliera del closet ¿qué dirías? ¿Lo apoyarías o lo atacarías desde las tribunas gritándole maricón?

Justin Fashanu, jugador inglés que vistió los jerseys del Norwich City, Nottingham Forest, Southampton, Manchester City, West Ham, entre otros, pasó a la historia por ser el primer futbolista de color en rebasar el millón de euros por ser transferido y el primer jugador en general en declararse abiertamente homosexual.

Cuando salió del closet sufrió el rechazo de miles de aficionados, compañeros de equipo y hasta directivos que lo insultaban. Además fue acusado por abusar de un joven de 17 años en los Estados Unidos, por lo que teniendo un juicio injusto, se suicidó en 1998.

Justin Fashanu cuando jugaba en el Norwich City de Inglaterra. (Foto: Getty Images / Allsport UK /Allsport)

Han pasado más de 20 años desde esta tragedia y parece que hemos avanzado muy poco en cuanto al respeto a la comunidad LGBT en todo el mundo y más en el futbol.  

“En el fútbol no es habitual, porque nos hacemos los duros y los fuertes. Y tenemos miedo a lo que puedan decir. Yo no tengo nada en contra, respeto a todo el mundo. Hay mucha gente mala en el fútbol” Antoine Griezmann.

Y vaya que si hay gente mala en este deporte, o quizá no mala pero sí con los pensamientos más retrógradas en el planeta, como el italiano Antonio Cassano, quien afirmó que “esperaba nunca ver en el vestuario a un jugador gay”. O el mismo DT campeón del mundo de 2002, Luiz Felipe Scolari, quien dijo “si yo descubriese que uno de mis jugadores es gay, lo echaría del equipo”.

O más ignorante aún cómo el exjugador Michael Robinson quien declaró: “para ser jugador de futbol se requiere bastante testosterona. No se necesita tanta para diseñar ropa. No es la misma virilidad, digamos”.

La atmósfera en el futbol es totalmente homofóbica y eso es innegable, desde los vestidores, oficinas y hasta el ambiente en las tribunas, más en un país como México, que tiene el segundo lugar a nivel mundial en crímenes contra la comunidad LGBT y donde en 2017 hubo al menos 86 asesinatos según un estudio de la Comisión Ciudadana Contra Crímenes de Odio por Homofobia y en donde también el 64.4% de la población no justificaría que una pareja del mismo sexo viva bajo el mismo techo según la ENADIS.

Esto se ve reflejado en las notas dignas de revista rosa sobre la supuesta homosexualidad de algunos futbolistas. El año pasado circuló un video en las redes sociales en el que supuestamente los jugadores del Cruz Azul, Martín Cauteruccio y Javier Salas, aparecían muy juntitos en una alberca, el caso llegó hasta la directiva del equipo que desmintió que sus elementos fueran los del video.

También Jonathan Dos Santos estuvo involucrado en un escándalo en el que se decía que canceló su boda por una supuesta bisexualidad. Ante estos ataques, el más chico de los Dos Santos respondió en redes sociales: “Si fuera gay, no tendría problema en decirlo. Invéntense otra cosa. No promuevan discriminación ni amarillismo #YaEstuvo”.

Lamentablemente no todo queda en chismes, hay profesionales del futbol que han tenido que abandonar el país por la homofobia que se vive en el deporte. Las seleccionadas nacionales Bianca Sierra y Stephany Mayor tuvieron que seguir su carrera como futbolistas en Europa ya que en México se cansaron de insultos como “no quiero que un par de machorras me representen. Dan asco” o “en mi barrio ya las hubiéramos quemado”.

Además de que sufrieron reprimendas por su sexualidad de parte del DT del Tri, Leonardo Cuellar, quien les dijo que no hicieran desfiguros.

Se calcula que el 6% de la población en nuestro país tiene un preferencia distinta a la heterosexual, llevando esta cifra a nuestro futbol estaríamos hablando de que alrededor de 29 jugadores de los 491 registrados en la Liga MX el torneo pasado (Apertura 2018) son gays.

Y es que es claro que el futbol mexicano es intolerante a la comunidad LGBT. Según la encuesta de deportes en 2018 de Consulta Mitofsky, el 20.1 por ciento de los mexicanos, pedirían que un jugador homosexual salga de su equipo favorito.

Y si bien el 53.2 ve con buenos ojos que permaneciera, en México aún existe un amplio margen de discriminación si le sumamos el 26.7 que no quiso contestar.

Este rechazo e intolerancia no solo viene por parte de los aficionados y comunidad, si no también de la misma Federación y la Liga. Cuando comenzó la primer temporada de la Liga MX Femenil en 2017 hubo un escándalo donde varios equipos prohibían a sus jugadoras lucir “masculinas” y les pedían silenciar su homosexualidad… eso sí, les recomendaban lucir bonitas en todo momento.

Mientras a unas las castigan a otros ni los pelan, como fue el caso de la Selección Mexicana Gay, quienes a pesar de haber conseguido podios en competencias internacionales, la FMF solo les otorgó el registro como equipo aficionado y les negó el apoyo económico para representar al país en el extranjero.

Es tan triste este caso, que debido a la falta de apoyos monetarios, ausencia de patrocinadores y diferencias, esta Selección Inter México tuvo que desaparecer en 2014. La comunidad LGBT ha luchado por mantenerse vigente en este deporte con algunas ligas y equipos repartidos en el país, incluso se consiguió un tercer el tercer lugar de los Gay Games 2018 dentro de la categoría femenil en París.

Sin embargo, los estadios son el principal foco de homofobia, recordemos que nuestro futbol ha pagado más de dos millones de dólares en multas a la FIFA por el tema del grito homofóbico que no se ha erradicado en México.

Además no existe ninguna campaña de concientización para evitar este problema por parte de la Liga ni de ningún equipo.

¿Que hay deportistas gays en el futbol? Por supuesto, y probablemente cada vez hayan más. Ser de la comunidad LGBT no te hace ni mejor ni peor futbolista, pero mostrar tolerancia y aceptación si te hace mucho mejor ser humano.