Ayer surgieron varias ideas alrededor del Club Veracruz que recientemente descendió de la Primera División, esto después de que David Faitelson revelara el contrato que el Gobierno de Veracruz celebró con la Promotora Deportiva del Valle de Orizaba A.C. (dueña de la franquicia que juega en el Puerto Jarocho). El periodista aseguró que la entidad podría quitarle el equipo a Fidel Kuri, pero se le olvidó el conocido Fair Play Financiero.

Gobierno de Veracruz tomaría el mando de los Tiburones

En el contrato revelado ayer por el periodista deportivo, se estipula que el Gobierno Estatal puede recuperar el estadio, el escudo, el nombre y el centro de formación, esto en caso de que el equipo descienda. En ninguno de los artículos que tiene el contrato se observa que puede reclamar la franquicia y los derechos que tiene el señor Fidel Kuri Grajales.

Lo que es cierto es que al no tener estadio ni sede para jugar, Kuri Grajales no cumple con la carpeta de cargos para permanecer a la Primera División y por lo mismo no podría pagar los 120 millones de pesos de multa. Es decir, tiene una franquicia de Liga MX, pero no tiene donde jugar. Aunque el Gobierno de Veracruz quiera quedarse con el equipo no puede.

En 2018, la Liga Bancomer MX echó a andar el Fair Play Financiero algo que Gianni Infantino (Presidente de la FIFA) creó hace 8 años y pidió se estipulara en todas las ligas regidas por el máximo organismo del futbol mundial. Este concepto establece según El Economista: “se pretendía que los clubes no arrastraran deudas con clubes, jugadores, autoridades fiscales; que mantuvieran un equilibrio financiero, que no gastaran más de lo que ingresaban; que redujeran pasivos y se comprometieran a pagar sus obligaciones. Se vigilaría el doping financiero, es decir, que los dueños no realizaran grandes inversiones porque crearía inflación en la operación del futbol”.

El tema es que en México también se les obliga a los equipos a no tener inversión del erario público, el mismo Decio de María lo dijo cuando estaba al mando: “Hay situaciones en donde gobiernos han invertido en ciertos equipos, y eso no es fair play, porque hay otros que no tienen la misma posibilidad, y ese es uno de los capítulos en el que está trabajando el Comité (de Desarrollo Deportivo)”.

Violencia en el estadio de futbol de Veracruz

Si la Federación Mexicana de Futbol (FMF) respeta sus propios argumentos no podría dejar que el Gobierno de Veracruz se quede con la franquicia, tampoco podría ayudar a pagar la multa de 120 millones de pesos. Se trata de un tema complejo, pues parece que la única forma de arreglarlo es que Fidel Kuri llegue a un acuerdo con el Gobierno actual.

Recuerden: el futbol profesional es para entes privados