Después de la goleada de 9-2 que le metió Pachuca a Veracruz el sábado pasado, las cosas dentro de la directiva se pusieron más densas de lo que ya lo estaban con el tema del descenso y los escándalos de abuso sexual dentro de su cantera.

Fidel Kuri, dueño del equipo, no se quedó callado y despotricó contra la Liga MX, amenazando con “sacar muchas cositas, trapitos al sol”. Pero parece que el problema va para largo, porque incluso ya se metió la Federación Mexicana de Futbol (FMF).

Veracruz le pedía a Pachuca dejar de hacer goles

Durante sus declaraciones de ayer, el empresario aseguró que la FMF le debe dinero por jugadores que acudieron a la Copa del Mundo Rusia 2018, monto que, según información de Récord, asciende a 475 mil dólares.

“No me interesa que la Federación no me quiera. Que hagan las cosas bien, que tapen sus cochineros que traen desde hace muchos años, porque lo voy a demostrar. He pagado mucho dinero que no me correspondía. Ya está bueno que Fidel Kuri sea el malo.

“Me pegan uno, les pego dos; no me han dado el dinero de mis jugadores que fueron a Rusia. No puedo dar nombres porque no sé realmente quién es el que me tiene que decir dónde está mi dinero, pero lo quiero. Si tienen un cochinero, que no me quieran agarrar de trapeador”, sentenció el dueño del equipo el fin de semana.

Pero la pelea está sobre la mesa. La FMF ya respondió. Por su parte el organismo nacional le exige a la institución que le reintegre 244 mil 500 dólares que le dio al Club Montevideo Wanders, el cual exigía el pago por la formación de Matías Joaquín Santos Arostegui.

“Es importante mencionarle que el jugador Matías Joaquín Santos Arostegui llegó libre y tal y como consta en carta que se anexa al Club Wanderers, renunció al cobro de cualquier derecho en virtud de la transferencia internacional del jugador a nuestro Club”, se puede leer en un documento que Veracruz le envió a la FMF, con copia a la Liga MX y la FIFA.

Amenaza de muerte

Y la novela de Fidel Kuri continúa. Mediante redes sociales se emitió una alerta en contra de la usuaria de Twitter Diana Fuentes, quien en reiteradas ocasiones aseguró que pronto matarían al directivo.

A mediodía se consultó la cuenta @dianita_fuentes y esta ya había sido dada de baja.