Marbella Ibarra creyó en la Liga MX Femenil mucho antes de que fuera una realidad. En 2014 propuso a la directiva del club Tijuana crear un equipo femenil, y ese mismo año, fundó oficialmente a las Xolas de Tijuana.

Apasionada del futbol, Marbella, vio siempre al deporte como una válvula de escape para las mujeres en una de las zonas más violentas del país, luchó durante décadas para que las mujeres mexicanas pudieran jugar al balompié sin prejuicios ni limitaciones. Se inspiró en el ejemplo que vio del otro lado de la frontera, donde la liga femenina ha sido durante años el campeonato de soccer más importante de Estados Unidos.

Secuestran y asesinan a precursora del futbol femenil en México

Mar, como le decían sus más cercanos, nunca fue futbolista profesional, pero encontró la manera de combinar su trabajo como abogada (en las oficinas del Ministerio Público de Tijuana) y su salón de belleza, con el sueño de iniciar un equipo de futbol de mujeres.

En 2008 comenzó con un equipo amateur llamado Isamar FC, cuyo nombre tomó de su estética en Tijuana, negocio que la ayudaba a solventar sus gastos, porque en México no se puede vivir del futbol femenil.

Para nadie es un secreto la indignación por los bajos salarios de las futbolistas, el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, dijo en septiembre que la Liga MX Femenil “no genera ingresos”; sin embargo, Marbella, fiel a su espíritu tenaz y emprendedor, siempre afirmó que para lograr que el futbol femenil fuera un negocio redituable, debía saberse vender y no querer ofrecerlo como un producto alterno al futbol varonil, y la única forma de hacer esto era a través de alianzas con la iniciativa privada.

Marbella Ibarra fue una pionera en el futbol femenil en tiempos donde tuvo que enfrentarse a todo tipo de dificultades para que los padres dejaran jugar futbol a sus hijas, pues muchos de ellos consideraban a este deporte exclusivo de niños y varios más pensaban que sus hijas eran unas “machorras” solo por soñar con anotar un gol.

Durante años se dedicó a reclutar niñas y jóvenes promesas en las canchas y calles de Tijuana, ofreciéndoles la posibilidad de desarrollar su talento y trabajar en su formación por fuera. Así, poco a poco, Marbella empezó a formar equipos amateur y semi profesionales a lo largo del norte del país. Creó alianzas con la Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas para organizar torneos, donde ella ponía las jugadoras y las instituciones becaron a las chicas.

Muchas futbolistas que ahora militan en los diferentes equipos de la Liga MX Femenil pasaron por sus filas. Por eso duele tanto conocer el trágico final de Marbella, una mujer incansable que dedicó su vida a impulsar el futbol femenino, una mujer valiente, que no solo hacía realidad sueños propios, sino que ayudaba a cientos de niñas y mujeres jóvenes a cumplir los suyos.

El cuerpo de Marbella fue encontrado envuelto en plástico, amarrado de piernas y manos y con lesiones en el rostro, cuello y muslos en Rosarito, Baja California. Se había reportado como desaparecida desde el 19 de septiembre de 2018 y lamentablemente ahora es una más de las miles de mujeres asesinadas en México, un país en el que se estima que dos de cada tres han sido víctimas de agresiones.

Solo por hablar del estado de Baja California, donde los asesinatos de mujeres se investigan bajo la línea de feminicidio, en julio de este año superó los 300 homicidios, con los que alcanzó la peor cifra de asesinatos en varios años. Este número representa una tasa de 96 asesinatos por cada 100 mil habitantes, la más alta en la República Mexicana.

Hace unos días se dio a conocer el caso de un hombre que confesó haber asesinado a 20 mujeres en el municipio de Ecatepec entre 2012 y 2018. Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en el 2018, Ecatepec se ubica en el lugar 15 de los municipios con más feminicidios en México, sin embargo, poco se habla, por ejemplo, de Coquimatlán, Colima, el municipio con la mayor tasa de feminicidios reportada en este año (en proporción a su población de mujeres).

Asesinan a futbolista colombiano en supuesta riña

El caso del llamado “Monstruo de Ecatepec” ha ganado la atención de los medios, más por tratarse de un asesino serial, que por el fenómeno de la violencia contra las mujeres, el verdadero problema de fondo en el país; sin embargo, las mujeres no solo son asesinadas por el “Monstruo de Ecatepec”, sino por otro: el del Estado mexicano, ese que permitió el asesinato de Marbella y es cómplice de miles de desapariciones, asesinatos, violaciones, tráfico, explotación y todas las formas posibles de violencia machista.

Marbella Ibarra fue asesinada, pero no mataron su sueño ni su lucha, esos siguen intactos, los veremos todos los días, en cada niña, cada jovencita que llegue a la Liga MX Femenil, en cada chica que emigre a Europa, y ponga en alto el nombre de México, representando el legado de Marbella.

* Las palabras vertidas en este texto son exclusivas del autor y no representan la ideología del medio.