Hace un par de semanas se concretó la venta del equipo Lobos BUAP a empresarios de Ciudad Juárez, Chihuahua, y ahora jugarán bajo el nombre de Bravos de Juárez. Es por ello que todas las categorías del equipo desaparecieron, incluyendo Lobos BUAP Femenil, por lo que jugadoras tuvieron que buscar acomodo y otras se tuvieron que retirar del futbol profesional.

Te recomendamos: La Liga MX Femenil es todo menos femenil y Lobos BUAP lo demuestra.

La venta de la franquicia de Lobos BUAP generó que toda la estructura del equipo desapareciera y dejaran a muchas personas a la deriva. Las jugadoras de Lobos BUAP Femenil tuvieron que ver por ellas, pues nadie les notificó que ya no existía el club. Fue gracias al entrenador, Julio Cevada que varias integrantes pudieron encontrar equipo, mientras que otras se retiraron para continuar con sus estudios.

¡Sigue el drama! Juárez no militaría en Primera División

El director técnico del equipo poblano de la Liga MX Femenil, concedió una entrevista a ESPN, donde explicó la situación de cada una de las futbolistas:

“Al momento que se vendió la franquicia, este equipo se desintegró. Nadie nos avisó nada, nunca hubo un acercamiento por parte de los directivos. Para mí lo más importante es que mucha gente se dio cuenta del gran trabajo que se venía haciendo en el conjunto y la mayoría de las chicas ya firmaron contrato con otras instituciones. Al menos mi base ya tiene equipo”, informó.

Gracias a que Julio tiene contactos con varios equipos, pudo acomodar a algunas chicas de su equipo base, ya que la mayoría tiene el nivel para jugar en la Liga Femenil:

“Yo tengo relación, gracias a Dios, con varios entrenadores de otros clubes. Hablé con Chivas, también hablé con otros equipos para tratar de colocar a la mayoría. Ya había interés de Pachuca y América, por ejemplo. A unas, Cruz Azul las buscó directamente”, afirmó

Lobos BUAP Femenil tenía en su plantilla un total de 25 jugadoras registradas, de las cuales 20 ya consiguieron acomodo en otros equipos de la Liga MX Femenil. Dos ellas decidieron no continuar en el futbol para darle prioridad a sus estudios profesionales. Además, todos lo integrantes del cuerpo técnico se quedaron sin trabajo, tan solo la doctora pudo colocarse.