El entrenador de Pumas no utiliza carros austeros

Los Pumas deben complacer a su entrenador con un carro, el problema es que Míchel González solo utiliza marcas caras.
Imagen: Getty

Los Pumas están en pleno cambio, todo con el objetivo de regresar la mística de equipo grande y pelear por el título. El tema es que ellos navegan con la bandera de austeridad, pero su flamante entrenador español es todo lo contrario. Por lo que el equipo universitario necesita cumplir cada uno de los lujos que exija Míchel González.

La directiva de los Pumas está preocupada por conformar una plantilla que pueda competir con los mejores de la Liga Bancomer MX. Es por ello que todo el presupuesto que tienen está destinado a contratar refuerzos, pero por peticiones especiales de su entrenador puede cambiar todo, pues está acostumbrado a lujos, cosas que normalmente los universitarios no dan a sus entrenadores.

Míchel González es un entrenador acostumbrado a una vida llena de lujos, sin austeridad. Basta con revisar sus redes sociales para ver el tipo de carros que tiene y los restaurantes que visita. Justo el automóvil es un detalle, pues el español está acostumbrado a utilizar Jaguar y los Pumas le ofrecen un pequeño Suzuki, el cual otorga el patrocinador.

Según información del diario deportivo Récord, la directiva universitaria tiene un contrato comercial con Suzuki, por lo que a toda la plantilla le otorgan un carro de dicha automotriz. El mundo de Míchel está lleno de glamour, aunque la marca que patrocina a Pumas no es poca cosa, no se acerca a lo que el entrenador aspira.

Así que le directiva encabezada por Rodrigo Ares de Parga, deberá de pensar antes ofrecerle un carro austero o tendrán que abrir la cartera para comprarle uno de buena marca. Aunque esto implique gastar parte del presupuesto que está destinado para contratar refuerzos, los cuales hacen mucha falta en los Pumas, pues quieren volver a ser un equipo grande.

Míchel González es la nueva apuesta de los Pumas, equipo que necesita un nuevo aire para recuperar resultados. El tema es que hay que tratar con pinzas al director técnico que llegó con mucha alegría a México, pero poco a poco se va a dar cuenta de cómo se manejan las cosas en el futbol mexicano.

Publicidad