El trámite terminó en 90 minutos, con pocas polémicas y una serie resuelta. Cruz Azul hizo lo que tenía que hacer para firmar su pase a las semifinales del Apertura 2018 empatando a un gol (3-1 global) ante los Gallos Blancos de Querétaro.

En 20 años no habíamos visto una Máquina tan aceitada, prueba de ello es que en los primeros minutos del juego vimos por qué son los favoritos a llevarse el título.

Apenas a los 5 minutos de juego, Elías Hernández recibió la pelota en la esquina del área de los Gallos Blancos, recortó a un par de rivales rumbo al centro y con zapatazo de derecha puso la pelota en la escuadra de Tiago Volpi. 

Cruz Azul busca fichar a cotizado goleador de la Liga MX

A pesar de ir tres goles abajo en el global, el equipo dirigido por Rafael Puente Jr. nunca bajó las manos, de hecho fueron los más insistentes en el área celeste en el resto de la primer parte. Sin embargo dejaron muchos espacios en la defensa.

El Cruz Azul comenzó a aprovechar las libertades que le dieron los emplumados. Vía contraataque, los de la Noria fueron más peligrosos con la velocidad de hombres como Hernández, Édgar Méndez y Roberto Alvarado. 

Tuvieron que pasar 150 minutos en la eliminatoria para que el gallo pudiera cantar… ¡y gracias a la tecnología!.

El Querétaro encontró recompensa en un centro largo al área que terminó impactando de cabeza el zaguero Luis Romo, Corona intentó detener el esférico, pero el VAR confirmó (tras unos minutos de incertidumbre) que sí había rebasado la línea de gol.

Incluso el VAR evitó que se marcara un penal en contra de los emplumados por una falta previa, aunque al final de poco sirvió.

Con el marcador 3-1 global a favor de los Celestes, el partido firmado y la serie sentenciada, el Cruz Azul se encargó de consumir los minutos del partido en una temporada de ensueño, donde ya alcanza los 17 partidos como local sin perder.

Los de Pedro Caixinha tendrán que esperar el final de las series entre Monterrey y Santos Laguna, América vs Toluca y Pumas vs Tigres para saber quién será su rival en la antesala de final.