Desde 1997 los aficionados de Cruz Azul sueñan, anhelan, suplican para que su equipo vuelva a ser el mejor club de México y alcen un título de liga. Sin embargo, el trofeo se les ha negado en repetidas ocasiones.

Durante más de dos décadas, La Máquina se ha convertido en centro de burlas gracias a esa mala suerte que le persigue, algo que muchos pueden creer inexistente, pero que al paso de los años parece confirmarse. La última gran prueba es la Liguilla del Clausura 2019 que está por comenzar y en la cual Cruz Azul participará.

Pedro Caixinha compara y critica al aficionado mexicano [VIDEO]

¿Cómo es posible que una situación que todavía no sucede ya le afecte a La Máquina? La respuesta es sencilla y contundente: América. Sí, el cuadro de las Águilas -hoy por hoy- representa lo peor que puede tener enfrente el conjunto cementero y para su mala suerte así será en la Fiesta Grande (a menos que Rayados pierda catastróficamente con Atlas), como en años recientes.

Pensar que los títulos se le han negado a Cruz Azul por falta de fortuna sería una respuesta al aire,  creyendo en el azar y se le quitaría responsabilidad a los jugadores y técnicos que han pasado por la institución, pero en el deporte -la suerte- no deja de ser un factor y La Máquina lo ha resentido por completo en el último año. Explico.

Después de varios torneos en la obscuridad y sin un proyecto claro, Pedro Caixinha regresó la ilusión celeste. Este plan tuvo su proyección máxima en el Apertura 2018, certamen en el que acabó primero general, realizó un buen futbol y llegó a la Final. En el camino también conquistó la Copa MX. Hasta ese punto parecía que nada le podía salir mal a La Máquina; sin embargo, el destino le puso enfrente al América en la serie decisiva y ahí, ese Cruz Azul todopoderoso, se hizo pequeño.

Si bien durante la Liguilla el juego de La Máquina no fue tan espectacular como en el torneo regular, sus bases le daban para derrotar a cualquier equipo en la Final, menos a uno y la mala suerte lo llevó a él. Aunque no se diga abiertamente, la cuestión psicológica afectó al cuadro celeste y es que olvidar la Final del Clausura 2013 (cabezazo de último minuto de Moisés Muñoz) no es sencillo y en definitiva pesó cinco años después.

Cruz Azul ilusiona a la afición… ¡oooootra vez!

Por si fuera poco, la situación se repite cinco meses después, ahora en el Clausura 2019. Tras perder con las Águilas en la Final, Cruz Azul entró en una caída libre de la que le costó salir, pero lo logró. Así, Caixinha y compañía entraron en una buena racha de futbol, jugando de manera convincente y con buen ritmo, pero otra vez la fortuna ha puesto a las Águilas en su camino y muchos casi pueden asegurar cómo terminará la historia.

Dos finales perdidas, ambas dolorosísimas y con el mismo rival. Sin importar el nivel de los clubes, es imposible pensar que América no sale como favorito por los antecedentes inmediatos. De nueva cuenta parece que con su quehacer futbolístico Cruz Azul puede derrotar a cualquier otro equipo, ¿incluido al América? Soñar no cuesta nada.