El enfrentamiento de ayer entre los hinchas del Spartak de Moscú y Athletic de Bilbao en el que un policía perdió la vida, rememoraron aquel trágico episodio en Marsella de la Eurocopa 2016 y la FIFA ya encendió las alarmas.

La seguridad colocada por la “madre” del futbol hace dos años estaba principalmente preocupada por los actos terroristas y no por los aficionados: “A nosotros no nos preocupan los disturbios porque están muy localizados y no suponen un grave peligro para la seguridad. A nosotros nos preocupa el terrorismo”, declaró a El País uno de los paramilitares contratados por la UEFA.

Lee más: ¿La Serie A es una de las ligas más racistas del mundo?

El partido entre Inglaterra vs Rusia, fue el detonante de la batalla. Decenas de ultras y hooligans fueron detenidos tras el enfrentamiento que dejó a 35 heridos.

Ahora, todos esos detenidos en 2016 serán liberados de cara al Mundial de Rusia 2018. Según The Sun, la liberación de 200 ultras se debe a un error durante el proceso de su detención.

Liberan a 200 ultras rusos previo al Mundial

Ultras rusos durante Eurocopa de 2016.

El Gobierno Ruso no solo tendrá que lidiar con las amenazas de ataques terroristas, sino con sus propios aficionados y, sobre todo, los ingleses.

El pasado 31 de enero Argentina realizó una reunión en la que congregó a hinchas de Boca Juniors, Dinamo de Moscú y Zenit de San Petersburgo. Tribuna Segura, así se nombró al programa, que tiene como principal tarea cazar hooligans. Aunque los albicelestes trasladarán su programa, implementado localmente, y los barras bravas que consigan viajar a Rusia no podrán entrar a los estadios. Existiría una lista con varios nombres excluidos.

Los cazahooligans tendrán que lidiar con cuerpos creados para las batallas más sangrientas. El futbol como bandera y la xenofobia como grito de guerra son las particularidades de estos “aficionados” que engordan el marcador con heridos y no con goles.

Por eso, la tarjeta de identificación para los asistentes a los partidos será indispensable para rolar por las sedes mundialistas. La pasada Copa Confederaciones fue un ensayo que salió muy bien, esperemos que la liberación de los ultras rusos no complique que la máxima justa de futbol se desarrolle con tranquilidad.