¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Ley Bosman, la regla que acabó con la ‘esclavitud’ del futbolista… excepto en México

La Ley Bosman terminó con la 'esclavitud' de futbolistas en 1995, pero el Pacto de Caballeros en México no se enteró.

El futbol está lleno de episodios históricos. Campeones del Mundo, Balones de Oro, equipos alzando el trofeo de la Champions y miles más. Sin embargo, muy pocos personajes pueden presumir que cambiaron el rumbo del balompié por completo y uno de ellos es Jean-Marc Bosman.

A 28 años de distancia, gente contada recuerda el nombre de Bosman, un ex futbolista belga que puso en predicamentos a la Federación de Futbol de Bélgica, la UEFA y hasta la mismísima FIFA e incluso les ganó un juicio.

Lee más: ¿Qué es el Pacto de Caballeros?

Resumiendo un poco la historia, todo comenzó gracias a que en 1990 Jean-Marc estaba a unos meses de concluir su contrato con el Real Futbol Club de Lieja, por lo que le ofrecieron una renovación de contrato pero ganando un 75% menos. Evidentemente, el belga rechazó la propuesta y fue puesto en la lista de transferibles (con una cláusula de indemnización). Al poco tiempo, el Dunkerque de Francia, el Lieja y Bosman llegan a un acuerdo de préstamo, pero el cuadro francés no acepta pagar la condición monetaria, por lo que todo se rompe. El futbolista termina por no ser cedido y es apartado del equipo belga. Viendo su condición, decide emprender acciones legales en contra del club, la federación de Bélgica y la UEFA.

En su momento Bosman pensó que todo el problema culminaría en dos semanas pero acabó extendiéndose por cinco años, aunque terminó ganando. El 15 de diciembre de 1995 pasó a la historia por ser el día en que el tribunal declaró ilegal las indemnizaciones por traspasos y los jugadores podían abandonar un club en el momento en que concluyera su contrato para unirse a otro. Además de que el futbol europeo permitió que los jugadores de la Unión Europea fueran aceptados en cualquier equipo del Viejo Continente sin ocupar una plaza de extranjero. Así cambió la historia del futbol (con aspectos para mal, también).

“Un jugador profesional tendrá la libertad de firmar un contrato con otro club, si su contrato con el club actual ha vencido o vencerá dentro de un plazo de seis meses”, es lo que dicta el artículo 18 del Reglamento sobre el estatuto y transferencia de los jugadores de la FIFA desde 1995. Sin embargo, como se establece en el título, eso no es aplicable en México hasta el momento.

Lee más: Día histórico para el futbol mexicano: terminó el “Pacto de Caballeros”

En febrero de 2018, Álvaro Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales, aseguró a la BBC que el Pacto de Caballeros es el problema más grande del futbol mexicano y, aunque hace unos días se dijo que este acuerdo no escrito al fin llegaría a su fin, el vicepresidente de Pachuca, Andrés Fassi, aseguró todo lo contrario.

“Hay un diálogo, en los próximos seis meses se verá finalmente como vamos a estructurar una situación que se venía manejando dentro la estructura del futbol. Hoy por hoy no hay absolutamente nada decidido (sobre el pacto), jugadores y clubes estamos abiertos a ponerlo en la balanza, mostrar los pros y contras y poder llegar a un acuerdo”, reveló Fassi.

En 2002, la Federación Mexicana de Futbol fue notificada por la FIFA sobre la Ley Bosman, pero sin duda les importó poco. Han pasado 16 años de esa ‘llamada’ y el famoso Pacto de Caballeros se mantiene, aunque las esperanzas de que se elimine cada vez son más altas.

Lee más: Asociación Mexicana de futbolistas triunfa en el caso de Alanís

Por el momento en el futbol mexicano se mantiene esa normativa no escrita de que los futbolistas deben dar una compensación económica al club donde laboran, si es que quieren irse a otro equipo, pese a que su contrato haya terminado o bien atenerse a las consecuencias de quedarse sin jugar.

Han pasado casi 28 años desde que la FIFA cambió sus estatutos, pero parece que México vive con unas leyes aparte.