Lebron nunca podrá superar a Jordan

Lebron James podrá romper todos los récords pero nunca podrá superar a Michael Jordan como el mejor de la historia.

Lebron James está teniendo la que podría ser la mejor postemporada de toda su carrera. A sus 33 años, ha llevado a los Cavs hasta las finales con excelentes actuaciones en todas las rondas y se despachó con 51 puntos en el primer partido de las finales. Su desempeño lo ha llevado a otro nivel que hace que el debate siga. Sí, ese debate sobre sí podrá superar o no al número 23 de los Chicago Bulls, Michael Jordan, como el mejor jugador de la historia del basketball.

Lee más: Por qué todos odian a LeBron

Los denominados millenials afirman que Lebron James es el mejor de todos los tiempos sin si quiera pestañear. Los analistas pasan incontables horas debatiendo y analizando para determinar si Lebron puede sobrepasar a Jordan, en esa necesidad que existe por llenar el vacío que dejó His Airness con su retiro. No por nada James era el Rey aun sin haber ganado un solo anillo. Muchos de esos millenials nunca vieron a Jordan y YouTube no le hace justicia para poder apreciar toda su grandeza. Mientras al llamado Rey lo podemos ver en HD y hasta 4k, a Jordan lo revivimos en viejos videos de baja calidad. Mientras Lebron es viral y noticia hasta por la ropa que se pone, Jordan es más famoso por el meme que protagoniza llorando, lo cual nos habla de su impacto a dos décadas de su último título.

Elegir entre Jordan y Lebron es difícil. Son dos jugadores de perfiles distintos. Lebron es un portento físico de fuerza y poder. Jordan desafiaba la gravedad con gracia y agilidad. Si nos vamos a los números, Lebron ha superado a Michael por el simple hecho que ha disputado más partidos (72 más) y juega en una era más permisiva a nivel defensivo y con una NBA que se está olvidando de la pintura, para privilegiar el juego perimetral.

Y aunque Lebron lo terminará superando en el total de los números, Jordan los supera en títulos de máximo anotador (10 de MJ, 1 de LJ) y en títulos relacionados con la defensa. Jordan fue el defensa del año en 1988. Lebron, en una era de defensas débiles, nunca lo ha ganado. También Jordan logró estar más veces en el equipo defensivo de la liga con 9 menciones. James tiene 6.

Lee más: Michael Jordan, el ídolo inalcanzable de la NBA

Es verdad que el rendimiento de Lebron ha sido monumental y sostenido. Ocho finales consecutivas y el equipo en el que juega de inmediato se vuelve contendiente al título. Después de sus primeros dos años en la NBA, suele llegar a rondas finales de los playoffs. Por su parte, Jordan se perdió de los playoffs en esa etapa con los Wizards de Washington (que muchos elegimos no recordar). Sin embargo, la sustancial, y más importante diferencia entre ambos jugadores está en las finales. Cuando más importaba, Jordan nunca decepcionó.

En playoffs, His Airness sólo tuvo 6 partidos de menos de 20 puntos. Tuvo 38 partidos de 40 puntos o más y, lo más importante, MJ nunca perdió en finales. Jamás tuvo partidos en lo que anotará menos de 20 puntos. Nunca tuvo la necesidad de recurrir a un séptimo partido y no dejó a los Bulls para buscar un anillo con otro equipo de super estrellas. Fue el Jugador Más Valioso en esas seis finales y no cabía duda de que en los momentos más calientes del juego, la pelota estaría en manos de Michael Jordan. La única vez que Jordan desapareció, fue cuando se retiró para  jugar béisbol.

Lebron ha tenido momentos en los que no estuvo a la altura. Ha anotado menos de 20 puntos en 8 partidos de las finales. En 2011 contra Dallas, el Miami Heat de James era ampliamente favorito, pero fueron derrotados en 6 partidos. En el juego 4 de esas finales, Lebron sólo encestó 8 puntos y promedio 17.8 por partido. Algo que no está a la altura de un jugador que quiere construir un caso para ser considerado el GOAT (mejor de todos los tiempos).

Si bien Lebron ha logrado imponerse con su equipo cuando no ha estado en el equipo favorito (como en las finales de 2016 ante los Warriors que terminaron la temporada con récord de 73-9), cuando se trata de mantener el estatus de favorito, simplemente no ha habido ni habrá otro como Jordan.

Lebron, cuando su equipo es considerado favorito, ha estado en desventaja el 31% de las ocasiones. Es decir, James siempre se ha visto en la necesidad de remontar a pesar de contar con un equipo que es mejor al de su rival. Claro, James tiene un récord de 29-3 cuando es favorito, que no son números para nada malos, pero esas 3 derrotas fueron contra equipos inferiores como el Orlando Magic en 2009, Boston Celtics en 2010 y Dallas Mavericks en 2011.  Series en las que eran favoritos y simplemente no estuvieron a la altura, incluyendo al propio James. Ni siquiera forzaron el séptimo partido y el fracaso fue rotundo.

Por su parte, Jordan, cuando su equipo era el favorito, tiene un récord de 27 -0. VEINTISIETE – CERO. Invicto. Imbatible. Cuando Chicago era favorito, los Bulls nunca perdieron una serie.

Si, los millennials podrán sorprenderse con Lebron, con su potencia y la fortaleza con la que penetra hacia la canasta. No obstante, si se trata de ganar trofeos, el hombre es Jordan. A His Airness nunca le tembló el pulso para guiar a su equipo al triunfo.

Lebron es inmenso. Es increíble y seguramente se quedará con muchos récords. Sin embargo, Michael Jordan es el mejor de todos los tiempos, porque a la hora de ganar, fue invencible. Y no importa lo que haga Lebron, nunca podrá igualarlo.