NBA

LeBron James se confiesa: “Soy basura”

LeBron James sabe que tiene mucho trabajo por delante en su periplo con Los Angeles Lakers. Es necesario que demuestre que es el mejor
LeBron James, Los Angeles, Lakers, Basura Los Pleyers

LeBron James está teniendo complicaciones en este inicio de temporada de la NBA con Los Lakers. Tras disputar 13 partidos, los de Los Angeles tienen un récord de 7-6, la primera vez en esta joven campaña que tienen récord ganador. Sin embargo, LeBron sabe que está en deuda y tras derrotar de manera dramática a los Phoenix Suns, declaró: “Soy basura”.

Los Lakers sufrieron para sacar el triunfo ante uno de los peores equipos de toda la NBA. Los Suns pusieron en aprietos al equipo de LeBron y el final del encuentro fue de alarido. El Staples Center vivió una montaña rusa de emociones. Primero, porque James falló dos tiros libres que hubieran implicado dar la vuelta al marcador. Aunque se redimió casi de inmediato. Kyle Kuzma recuperó el rebote y tras una serie de disparos fallidos, El Rey volcó la pelota para darle la ventaja a su equipo.

El nuevo fichaje de Los Angeles, Tyson Chandler, también fue fundamental para el triunfo. Bloqueó el disparo de Trae Young para sellar la victoria. Sufrido triunfo pero que ayuda a la confianza de un equipo que sabe que tiene que mejorar mucho para poder competir en la aguerrida y complicada Conferencia del Oeste.

(Imagen: Getty)

A pesar del triunfo y la mejora en los últimos partidos, LeBron James sabe que está en deuda e hizo autocrítica ante los medios. Sabe que su juego está lejos de su mejor nivel y que sus fallos desde la línea de libres cada vez son más recurrentes desde la la línea de tiros libres. Para un jugador como él, es casi imperdonable. “Soy basura. Apesto desde la línea de tiros libres ahora mismo. Recuperaré mi ritmo habitual y agradezco a Kuzma que me diera otra oportunidad”, reconoció James a los medios de comunicación tras el partido.

Su eficiencia en sus 13 partidos oficiales con los Lakers es de 73,6%, anotando 67 de los 91 tiros libres que ha tenido. Aunque, según estadísticas, su eficiencia empeora cuando el resultado entre su equipo y el rival es igual o menor a los cinco puntos de diferencia. Le tiembla el pulso.

En estos duelos tan ajustados, LeBron promedia un 58% de acierto en los cinco últimos minutos de partido. 44% si los lanzamientos son en el minuto final y 38% cuando quedan menos de 30 segundos. Unas cifras algo alarmantes e indignas de su carrera.