Le rompen testículo a peleador del UFC con un rodillazo

Si creías que las peleas del UFC eran peligrosas, no estabas equivocado, aunque te tenemos otra noticia: también los entrenamientos son igual de riesgosos, sino basta con preguntarle a Devin...

Si creías que las peleas del UFC eran peligrosas, no estabas equivocado, aunque te tenemos otra noticia: también los entrenamientos son igual de riesgosos, sino basta con preguntarle a Devin Powell, ahora él lo sabe a la perfección.

Powell tiene dos peleas dentro de la empresa más poderosa de las artes marciales mixtas y en ambas ha salido derrotado. Sin embargo, probablemente ninguna le ha dolido tanto como el entrenamiento que tuvo junto al veterano peleador Joe Lauzon, quien terminó por romperle un testículo.

De acuerdo a las propias declaraciones del estadounidense, se encontraba practicando rodillazos en el suelo junto a Lauzon, cuando recibió el golpe. Pese al dolor, Devin hizo saber que no fue al médico ese mismo día, sino hasta el otro, ya cuando el padecimiento era insoportable.

Ya en el hospital se le tuvo que drenar la sangre a Powell para que todo volviera a su debido lugar, con el debido orden.

El hecho fue tan poco común, y suponemos que no tan grave, que el peleador se animó a bromear sobre el tema. “Estaba practicando rodillazos en el suelo con Joe Lauzon y me rompió los testículos con su poder. Su próximo oponente no tendrá chance cuando lo enfrente en abril”, fue el mensaje que dejó en su perfil de Instagram, acompañado de una imagen en la que se le puede ver ya en el médico, con una actitud muy tranquila.

Este no es el único episodio ‘extraño’ que nos ha dejado las MMA en las últimas semanas. Ahí está el peleador Timothy Woods, quien al querer llevar al piso a su oponente, terminó golpeando su cabeza con la lona y quedó inconsciente.

Queda claro que las artes marciales mixtas son un deporte espectacular, en el que podemos ver acciones casi imposibles de hacer por otro cualquier ser humano, aunque también es notorio que los riesgos son muchos.

No importa si es en la práctica o en una pelea oficial, se debe tener cuidado con los movimientos que se hagan, pues uno en falso puede provocar una lesión tan inesperada como una rotura de testículo o un nocaut propio.

Publicidad