A La Volpe le urge limpiarse el bigote

Salado, dulce y muchas veces amargo. Son los sabores que regala el Clásico Nacional y que, muy probablemente, el estratega americanista debería de aprender a disfrutar

“Nada, no sabe nada (jugar un Clásico Nacional)… Ya lo dije en la rueda de prensa, yo hablo del presente. Yo me tengo que fijar qué puede pasar el jueves y qué puede pasar el domingo. Me sabe a que tengo que pasar”, fueron las declaraciones para ESPN de Ricardo Antonio La Volpe, estratega del América a unas horas de que arranque el duelo ante las Chivas en la Liguilla.

Quizá el frondoso bigote que enmarca la boca del polémico estratega posea un químico que le quita el sabor a las cosas, porque fuera de su perspectiva, un CLÁSICO NACIONAL (si, así con mayúsculas) representa el partido más importante de la campaña en muchos aspectos.

De acuerdo a la encuesta realizada por Consulta Mitofsky este año el América es el equipo más popular con 24.5% de las preferencias, seguido por Chivas con 17.2%. Estos equipos han compartido los dos primeros puestos en os últimos nueve años, de los cuáles seis, las Águilas han sido más populares.

Su popularidad es innegable, un Clásico Nacional es el objeto del deseo para muchos y las televisoras son prueba de ello. La última ocasión que estos conjuntos se enfrentaron fue en las semifinales de la Copa MX apenas a finales de octubre pasado, éste fue el primer duelo en el que Televisa compartiera la señal de un clásico con su competencia, TV Azteca, empresa que celebró en grande el acontecimiento presumiendo que sería el primer Clásico con “Narradores de verdad”.

A final de cuentas fue Televisa, empresa dueña del América, la ganadora en este duelo de ratings, ya que alcanzó los 21 puntos por 14 de la televisora del Ajusco según cifras publicadas por el Diario AS México. A su vez, datos de la empresa HR Media dieron a conocer que este partido fue visto por 5.3 millones de personas simplemente en el Valle de México, 53% de la audiencia fueron hombres mientras que el 47% restante mujeres.

No solo en la pantalla chica es donde la gente se concentra, también en la asistencia al estadio. El duelo de América contra el Guadalajara de la jornada 7 en el Estadio Azteca fue el partido con la mayor presencia de aficionados del torneo, alcanzando las 61,561 butacas ocupadas, equivalentes a 32 millones 600 mil pesos nada más de boletaje para los bolsillos azulcremas.

Al mismo tiempo, en cuanto a la asistencia general de las 17 jornadas del Apertura 2016, Águilas y Chivas ocupan las posiciones 3 y 4, respectivamente, de la tabla con 352,734 y 333,701 personas, siendo superados solamente por los conjuntos regiomontanos: Monterrey (386,959) y Tigres (365,463).

Otra de las canchas donde se vivirá intensamente el duelo es en las redes sociales, en su último tope se generaron 14.5 millones de interacciones en Twitter y Facebook según un análisis de Nielsen Social Content Ratings (SCR), teniendo una participación de más de 4.7 millones de usuarios durante la transmisión del partido.

Es innegable el poder de convocatoria y económico que tienen estos conjuntos, a comienzos de año la Agencia Euromericas Sport Marketing publicó una lista con los equipos más valiosos del Continente Americano, donde las Chivas dominan la tabla alcanzando los 625 millones de dólares, por arriba de los emplumados que ubicados en el cuarto sitio fueron valorados en 456 MDD. Esta misma empresa publicó en 2012 que los tapatíos eran el segundo club con más aficionados del continente con 33.8 millones de seguidores, escoltados por los azulcrema con 29.4 millones.

El Clásico Nacional es un evento que durante 90 minutos detiene al país. Un duelo que se espera recaude más de 63.8 millones de pesos en venta de boletos según datos de El Economista y un partido entre los dos equipos que más venden playeras en México (América 25% y Chivas 22%) según datos publicados por el periódico Excélsior.

“Nada, no sabe nada”. No, mi querido La Volpe, es momento que te limpies ese bigote y disfrutes de los sabores y aromas que ofrece el duelo más importante de nuestro país, de lo contrario, tu misma afición te lo recriminará.

Por. Ángel Mario Martínez

 

Publicidad