Link copiado al portapapeles
#Futbol

La violencia, un ‘nuevo’ mal que aqueja al futbol mundial


La violencia es uno de los grandes males que aqueja a la sociedad mundial. No es casualidad que en foros y congresos de importancia internacional sea uno de los temas principales, pues la forma ‘común’ de reaccionar es a través de una ‘ferocidad ‘ física, misma que en el futbol parece también ha ido en aumento, por parte de todos las piezas que componen a este deporte.

Sí, seguro muchos (esperemos) de los que están leyendo este texto han escuchado esa frase de que el balompié “despierta grandes pasiones”. Sin embargo, en los últimos meses e incluso semanas, esos sentimientos se han desbordado desde todas las aristas, en varias latitudes del mundo y en cualquier nivel futbolístico, desde el amateur hasta el más importante, el que rige la FIFA.

Lee más: “Los ‘aficionados’ y el terrorismo, las principales amenazas del Mundial 

Empecemos con los aficionados. Sí, esos que supuestamente van a disfrutar de un espectáculo y que terminan por convertirse en la desagradable noticia. Desde México, con los fanáticos de Tigres y Monterrey o el papá de Marco Fabián en las tribunas del Estadio Azteca, pasando por Argentina y Paraguay, hasta llegar a Europa, con la liga de Grecia y la Premier League, donde los aficionados del West Ham invadieron el campo para reclamarle a los jugadores y directiva.

Pero el problema no es único de los hinchas, pues en algunas ocasiones sus acciones son permitidas por los clubes u organizaciones. Ahí está el PSG, que permitió que ultras de su equipo fueran al partido contra el Real Madrid, pese a ser un problema que la FIFA lleva años queriendo erradicar.

En lo que respecta a los jugadores, los protagonistas del juego, también se han dedicado a ‘fomentar’ la violencia con su quehacer. Las divisiones inferiores de Sudamérica se pintan solas para eso: agresión brutal contra un árbitro, peleas con los hinchas y hasta amenazas de muerte por parte de los futbolistas a sus propios entrenadores en Argentina, así como la agresión a un recogebalones en Brasil, fueron algunas de las noticias recientes.

México tampoco se queda atrás. El caso reciente de que un silbante fue atacado con un machete en el futbol amateur de Oaxaca es una pequeña muestra de lo que puede pasar.

En Europa, el enfrentamiento entre hinchas violentos del Spartak de Moscú y el Athletic de Bilbao, que provocó la muerte de un policía, son otro rostro de lo que está pasando con la violencia y el balompié mundial.

Ahora, hay que decirlo, que los aficionados y futbolistas reaccionen violentamente no es nuevo, aunque sí se ha notado una alza importante en tiempos recientes (o quizá quien escribe esto es más susceptible que antes), ¿pero qué hasta miembros de directivas se metan en todo este relajo? No lo sé, normal no creo que sea, pero ahí está el presidente del PAOK de Grecia, quien entró al campo de juego con una pistola y ya ha provocado la suspensión de la liga. Simplemente algo fuera de lo normal.

La máxima fiesta del futbol está a unos cuantos meses de iniciar en Rusia y al parecer con ella también llegará la violencia, pues la liberación de 200 ultras rusos semanas atrás no augura nada bueno, situación que, sumada a las amenazas de ISIS que quiere provocar un ataque terrorista, puede ser de vida o muerte para muchos de los que asistan al Mundial. Aunque bueno, por supuesto, esperemos no pase nada que lamentar.

El futbol, no hay duda, es el deporte más popular del mundo, pero lo que menos necesita (ahora y siempre) y más tiene en estos momentos en inseguridad, violencia y miedo. Desde América, hasta Europa, sin importar el nivel de desarrollo, las agresiones físicas están a la orden del día.

¿Qué se necesita para cambiar?

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

Periodista, fanático y aprendiz de deportes. Aficionado ferviente de Atlante, Diablos Rojos del México, Real Madrid y Roger Federer ¿Quejas o sugerencias? ¡Bienvenidas sean! @Is_Ran2106