La NFL se vistió de luto en el día del Super Bowl LII

La muerte se ha vuelto a aparecer en el deporte de una manera macabra, pues a unas horas de que se jugara el Super Bowl LII, se dio a conocer...

La muerte se ha vuelto a aparecer en el deporte de una manera macabra, pues a unas horas de que se jugara el Super Bowl LII, se dio a conocer el fallecimiento de un jugador de los Indianapolis Colts y el deceso de familiares de un ala defensiva de los Seattle Seahawks.

De acuerdo a medios estadounidenses, el linebacker Edwin Jackson fue atropellado mientras esperaba a las afueras de un carro, en el carril de emergencia de la carretera interestatal 70 de Indianapolis.

Jackson estaba acompañado del conductor de Uber, Jeffery Monroe, quien al parecer lo auxiliaba pues se sentía enfermo, cuando fueron embestidos por otro auto, provocando la muerte de ambas personas.

El responsable del accidente, Manuel Orrego-Savala (aunque utilizaba el nombre de Alex Cabrera Gonsales), fue detenido tras intentar huir a pie de la escena y se confirmó que iba intoxicado, además de que se encontraba en el país de manera ilegal, al ser originario de Guatemala.

Tras el incidente, los Indianapolis Colts lamentaron el deceso de su jugador y presentaron un comunicado de prensa en el que destacaban su quehacer en el campo, vestidores y en la comunidad en general.

Por desgracia, las malas noticias alrededor de la NFL no terminaron ahí, pues en el día del Super Bowl, Frank Clark, de los Seahawks, confirmó el fallecimiento de su padre y otros tres miembros de su familia, después de un incendio ocurrido la semana pasada.

“Nuestros pensamientos y oraciones estarán con Frank durante este tiempo de dolor”, fueron algunas de las palabras que se pudieron leer en el comunicado del equipo de Seattle para su jugador.

Sin duda un día con mucha festividad alrededor del SB LII, pero que también trajo noticias muy dolorosas en el mundo de la NFL.