Link copiado al portapapeles
#Futbol

Por difícil que parezca la Liga MX y la Bundesliga se parecen


Con la llegada del Mundial nos olvidamos de todo, o casi todo, lo que pasa a nuestro alrededor. Y entre las cosas que nos comienzan a pasar desapercibidas está la Liga MX. El día ayer inició la Jornada 14 del Clausura 2018 y nos puso en panorama que el torneo agoniza, lo que significa que ¡esto se va a descontrolaaaaaar!

Y con el descontrol me refiero a que los equipos, como en tú cada semestre, se esforzarán para hacer en cuatro jornadas lo que no hicieron en 13. Pero no solo están los que buscan acceder a la Liguilla, sino los que intentan no perder la categoría (Atlas, Veracruz y Lobos).

Lee más: ¿Alguien sabe dónde está el Gullit Peña?

De los 18 equipos que conforman nuestra gloriosa Liga MX, solo Atlas y Lobos no tienen posibilidades de acceder a la fase más emocionante del torneo. Los otros 16 que sí las tienen lucharán por hacerlo y eso nos beneficia a nosotros, los aficionados. El espectáculo está garantizado, si no son fans del futbol mexicano es el momento de ver cualquier juego para que vean la espectacularidad que la agonía del torneo nos puede ofrecer. Para muestra basta revisar los dos juegos de ayer. Pachuca goleó 2-6 a Puebla a domicilio y Atlas se levantó de un 2-0 ante Xolos en Tijuana.

¿Tenemos la liga que nos merecemos? Sí. El futbol mexicano por supuesto que tiene el mismo ADN y los mismos comportamientos que nosotros. Nadie puede asegurar qué equipos accederán a la Liguilla y mucho menos cuál será el campeón. Mientras la Bundesliga ya tiene campeón, a cinco jornadas de que termine el torneo, nosotros tenemos a 16 equipos aspirantes a ser campeones.

Una comparación ad hoc para el primer partido que nuestra Selección disputará en el Mundial de Rusia 2018. El México vs Alemania pone en perspectiva lo que pasa en ambos países. Aburrido contra emocionante. A la mayoría de los mexicanos pareciera que nos gusta vivir al límite porque si no hay estrés no sabe, ¿cierto?

Sin embargo si tuviéramos una liga como la alemana estaríamos aburridos y cinco juegos antes de que terminara el torneo ya no veríamos ningún partido, “¿para qué?, si ya sabemos quién es el campeón?”. ¿Estamos privilegiando la mediocridad? Sí. El claro ejemplo son las Chivas, uno de los equipos más populares del país.

El Club Guadalajara es el fiel representante de la inestabilidad que vive nuestro balompié. Todavía no se cumple ni un año de que los Rojiblancos se alzaron con un campeonato y no han podido mantener el rumbo. Parece que el título del Clausura 2017 lo encontraron como quien va pateando la calle sin esperar nada y se encuentra un billete de 500 pesos. En el reciente torneo habían dado por perdida la competencia local y tras hilar siete partidos sin perder (cinco empates y dos victorias) aspiran a calificar. Mediocre, ¿no?

El otro equipo de los llamados “grandes” que ha mostrado un alto nivel de bipolaridad son los Pumas. Los Universitarios sorprendieron las primeras seis jornadas del torneo (cuatro ganados y dos empates) y a partir de su derrota con el Veracruz solo han dado bandazos. De Cruz Azul sobra hablar y del América habría que reconocer la estabilidad, aunque no ha sido nada espectacular como sí lo son los grandes equipos que dominan y ganan los torneos en Europa.

El futbol se mimetiza con nuestra personalidad. Podríamos quejarnos de lo aburridas que pueden ser las ligas en Europa pero ¿no preferirían que la Liga MX fuera menos gitana y más monótona y que eso se tradujera en campeonatos a nivel Selección? Difícil elección. Esto es lo que hay y es enteramente nuestra decisión decidir si ver o no los partidos.

La conclusión es sencilla, la Bundesliga no es competitiva, la Liga MX tampoco, los alemanes han ganado cuatro Copas del Mundo, los mexicanos ninguna. ¿Qué nivel de espectáculo prefieren?

Link copiado al portapapeles

Otto Zuloaga

Veterinario frustrado; periodista por diversión y entusiasta del futbol argentino. @otto_zuloaga