La Federación Internacional de Automovilismo organizó por primera vez en el año 2014 la Fórmula E, una categoría que tiene gran importancia por la competencia de monoplazas eléctricos. La intención es que la competencia sirva como un experimento que ayude a que los vehículos eléctricos ganen popularidad y se desarrollen más motores que combinen la tecnología y el deporte.

El objetivo es que en alguna ocasión el motor de gasolina desaparezca y los motores eléctricos comiencen a ganar espacios en la Fórmula 1. Este sábado 1 de abril la Ciudad de México recibió por segunda ocasión una edición de la Fórmula E, en donde la poca publicidad y la nula información de los aficionados hacen que sea un evento con pocos reflectores, por ello este sábado las gradas apenas se apreciaron a poco menos de su capacidad.

 

Los precios fueron accesibles en comparación con la Fórmula 1, para esta ocasión lo boletos fueron de: Grada 1: $1,000 – $1,900|Grada 2: $990 – $1,500|Grada Foro Sol Norte: $500 – $990|Grada Foro Sol Sur: $350 – $850. Además en está edición participó por primera vez el mexicano Esteban Gutiérrez, que finalizó en la décima posición.

La importancia de la categoría radica en el nulo uso de gasolina, es por ello que todos motores trabajan con electricidad y tienen capacidad para trabajar durante 25 minutos y alcanzar un velocidad máxima de 225 kilómetros por hora. Después de que la batería se descargue el piloto tendrá que ir a boxes para cambiar de auto. Otro punto a su favor es que los mismos neumáticos son utilizados por todos el fin de semana.

Sin bien está lejos de llegar a Fórmula 1, si debemos ponerle más atención a un proyecto que prioriza el tema ecológico.