A veces las casualidades nos libran de grandes oportunidades, pero también de grandes ridículos. Este miércoles por la mañana me invitaron a un evento de Gatorade en la terraza Timberland que colinda con el Monumento a la Revolución.

Yo ingenuamente y por no haber hecho la tarea completa de leer la invitación completa y a detalle, no esperaba más que la canónica conferencia de prensa, con su pitch en video y ronda de preguntas. Tal vez incluso alguna demostración unilateral de la marca a los medios y ya está. A publicar y a firmar.

Pero no fue así, llegué al evento vestido con una camisa y pantalones de mezclilla y me recibió el balde de agua fría de la publicidad de nuestros tiempos y una marca que no invitó a ningún medio (me cayó el 20 hasta que llegué que yo no fui invitado como medio sino como “influencer” y ni sé por qué), sino actores de digitales, movida muy atinada para lo que se presentó. Los influencers invitados, naturalmente eran afines a los valores de Gatorade por lo que al llegar me vi rodeado de figuras de mucho músculo y poca grasa vestidos en pantas y camisetas que únicamente hacían lucir más sus figuras.

Al registrarme y ver como iba vestido me identificaron. “¿No vas a hacer ejercicio, verdad?”. No me dieron un locker ni una toalla, porque para qué, y al entrar me acomodé en una cómoda silla de un rincón con a echarme un Gatorade (no me lo gané, ya sé), ver el entrenamiento y escribir esta nota.

El eventó presentó Amplify,vun program desarrollado por Gatorade con Spotify se trata de un algoritmo que diseña una playlist que motive al usuario a seguir haciendo ejercicio. No le demos muchas vueltas, la relación entre música y ejercicio es una sinergia natural, casi intuitiva, y está herramienta es una movida para posicionar una marca en una acción que sucede todos los días: poner música para hacer ejercicio.

Amplify fue presentado por Daniel Galván-Luque, gerente de marca de Gatorade México y los participantes realizaron ejercicios con entrenadores como Janet Jones, Guto Salas y Edna Monroy movidos por canciones seleccionadas por el algoritmo como Champions de Kanye West, Miami 2 Ibiza de Swedish House Mafia con Tinie Tempah o Cocoloco de Crazibiza.

El ambiente en el que se desarrolla el ejercicio es inconfundible y es raro cuando estás ahí pero no eres parte de la dinámica como me sucedió el miércoles por la mañana. He de decir que sentado desde el rincón que escogí yo me quería convencer de que se veía bastante tranquilo el ejercicio, pero algunas de las voces más cercanas soltaron comentarios como “uta, está cabrón” que me dejaron ver que si bien mi confusión con el outfit para el evento me quitó la oportunidad de probar Gatorade Amplify, también me salvó de hacer un importante ridículo.