La mesa estaba servida. Desde que el sorteo ‘dijera’ que la Juventus y el Tottenham debían medirse en los octavos de final de Champions League, se sabía que serían duelos interesantes y el primer capítulo, en Italia, no falló. Un 2-2 con grato sabor de boca y que dejaba la eliminatoria abierta para viajar a Inglaterra.

Spurs y la Vecchia Signora se jugaban su pase a los cuartos de final del torneo más importante a nivel de clubes en uno de los mejores escenarios del mundo: Wembley. El cuadro italiano llegaba como el necesitado, pero un solo gol le servía para ponerse en ventaja en el global. Sin embargo, el que se encargó de llevar el ritmo del partido en los primeros minutos fue el cuadro londinense.

Lee más: Real Madrid le demuestra al PSG cómo se juega la Champions League

La presión del Tottenham fue total hasta que encontraron su recompensa, no sin antes un par de jugadas dudosas que el árbitro no marcó. Al minuto 38, el coreano Hung-Min Son aprovechó su tercera oportunidad clara y con un disparo mal golpeado venció a Gianluigi Buffon, para así dejar el marcador antes de irse a vestidores.

Heung-Min Song Tottenham Champions League Goljpg

Heung-Min Song celebra su gol ante la Juventus

El 3-2 global obligaba a la Juventus a marcar dos goles, algo que lucía complicado viendo la siguiente estadística: no tiró a portería en los primeros 45 minutos. Sin embargo, a un equipo como el campeón de la Serie A nunca se le puede descartar.

Cuando el partido transcurría sin mucha vehemencia por parte de la visita, un centro desde la derecha, un cabezazo de Sami Khedira y el pie oportuno de Gonzalo Higuaín le dieron vida, al minuto 63, a una Vecchia Signora que olió sangre y fue por su presa. Tan solo tres minutos después de la primera anotación, un pase del propio Pipita puso, solo y frente a Hugo Lloris, a Paulo Dybala, quien definió con calidad para darle vuelta al resultado y ahora obligar a los Spurs a buscar un gol.

Gonzalo Higuaín Gol Juventus Tottenham Champions League

Gonzalo Higuaín festeja el primer gol de la Juventus

El golpe anímico fue tan brutal que el Tottenham no se pudo recuperar, lo intentó pero no le alcanzó. Un cabezazo de Harry Kane se estrelló en el poste y hubo varios acercamientos más, pero simplemente el futbol ya no le dio más al equipo inglés, que se lleva una dolorosa y casi inexplicable derrota.

En la serie jugada a la misma hora entre Basel y Manchester City, el equipo de Guardiola se encargó de solo cumplir con el compromiso y, pese a que perdió 2-1, pasó a los cuartos de final gracias a los cinco goles que había marcado en el juego de ida. Puro trámite para los Citizens.