Vaya sorpresa ha caído sobre los hombros de Josh Huff. Hasta este miércoles, Huff se desempeñaba como receptor de los Philadelphia Eagles, sin embargo, el equipo ha decidido terminar su contrato después de un escándalo.

En la madrugada del martes, Josh fue detenido por manejar a exceso de velocidad y portar un arma de fuego sin los permisos necesarios.

“Pasamos las últimas 48 horas discutiéndolo como organización y recolectando información. Hicimos lo que creemos mejor para nuestra institución”, mencionó el vicepresidente ejecutivo de operaciones deportiva de los “emplumados”, Howie Roseman.