Chivas no pasa por un buen momento en lo deportivo y al parecer tampoco en lo económico.

No nos gusta entrar en polémicas amorosas, pero la crisis por la que atraviesa Jorge Vergara, el dueño de Chivas, proviene desde que en 2015 anunció el divorcio con Angelica Fuentes.

Leer más: El dueño del Murcia demandó a 13 futbolistas de la Liga MX.

Durante el proceso de separación se habló que Fuentes realizó un fraude por poco más de tres mil millones de pesos.

Angelica quería el 50% de las Chivas pero no lo consiguió, Vergara se quedó con la posesión del equipo y de Omnilife. El caso se resolvió a mediados del año pasado. Pero tal parece que la resaca del pleito ha dejado vacíos los bolsillos de Jorge.

Quien, según el periodista Alberto Aguilar, pidió a Bancomer un préstamo de dos mil 850 millones de pesos, dejando como garantía el Estadio, hoy llamado Akron, y la marca Chivas.

“Aunque prácticamente BBVA Bancomer de Eduardo Osuna ya tiene listo el crédito sindicado para el controvertido empresario Jorge Vergara, resulta que los recursos aún no se han podido aportar por los bancos participantes. El problema es la valuación de los terrenos que quedaron en garantía junto con el estadio y la marca Chivas”, escribió Aguilar en su columna del día de ayer en El Heraldo de México.

Angelica Fuentes, Ramón Morales y Jorge Vergara.

La situación económica de Chivas quedó demostrada en el Draft pasado en el que se pensó el cuadro rojiblanco contrataría a un par de “bombas”, cosa que no sucedió. Cuando nos enteramos que Gael Sandoval y Ronaldo Cisneros —ambos provenientes de Santos— serían las contrataciones del Guadalajara para enfrentar el Clausura 2018, creímos que era un movimiento muy inteligente, debido a que ambos jugadores habían demostrado potencial y de la mano de Matías Almeyda, podrían llegar a consagrarse.

Pero otro motivo por el que los refuerzos “espectaculares” no llegaron a Chivas, puede deberse a la situación económica del mandamás. Aunado a que, como ha declarado Vergara, a Chivas no le quieren vender y cuando lo hacen los precios son muy elevados.

“Yo pagué tres veces más por Pulido de lo que ellos [Tigres] pagaron por Gignac. Esta es la realidad del mercado, a Chivas le venden más caro de lo que le venden a otros equipos”, declaró Vergara hace unas semanas a ESPN.

Por lo pronto, el club ya está tomando medidas para solventar las deudas, mismas que se verán el próximo verano y otras que ya están en marcha como comercializar el nombre del estadio.